Viviendas prefabricadas

Tras el éxito de este tipo de viviendas en Estados Unidos, esta tendencia se está introduciendo cada vez más en nuestro país. La crisis económica o la mala imagen que sigue teniendo el mercado inmobiliario han motivado el crecimiento de este tipo de viviendas.

Ventajas e inconvenientes de las viviendas prefabricadas

Ventajas

  • Más económicas:

    Las viviendas prefabricadas son, de media, entre un 22% y un 34% más baratas que las viviendas de obra convencional. El sistema que define la construcción de este tipo de viviendas está pensado para optimizar la mano de obra y ahorrar hasta un setenta por ciento del tiempo.

  • Construcción más rápida:

    Este tipo de viviendas son, en parte o en su totalidad, construidas en fábrica. Por este motivo, en ellas se usan técnicas, procesos y procedimientos industriales que los convierten en más eficientes en calidad, tiempo y dinero. Generalmente, la construcción de este tipo de vivienda conlleva la mitad de tiempo que las convencionales. Estas viviendas se construyen de dentro a fuera. Se puede fabricar una vivienda de este tipo de 200 metros en 9 semanas.

  • Totalmente personalizado:

    Cuando compramos una vivienda nos encontramos con que el diseño es igual para todos los pisos. Sin embargo, este tipo de viviendas están totalmente personalizadas y el cliente puede elegir completamente el diseño. Pese a que las empresas suelen fabricar estas viviendas de forma estándar, dejan libertad al cliente para elegir acabados, formas y materiales.

  • Eficiencia energética:

    Estas viviendas consumen menos energía que las casas tradicionales. Esto se debe a que llevan mayores procesos de calidad que las convencionales. El sistema tradicional obliga a que las casas se construyan con puentes térmicos, lo que hace que estos inmuebles presenten porosidades y permeabilidades, lo que les hace generar grandes pérdidas de energía. Por el contrario, las viviendas prefabricadas poseen capacidad para generar calor por sí mismas, ya que mantienen temperaturas estables interiores en torno a 12 y 15 grados en invierno en aquellos días y climas donde la temperatura exterior ha sido de entre -5 y 12 grados”.

  • Sostenibilidad:

    Los sistemas con los que están fabricadas disminuyen los residuos que se generan en su construcción. La eliminación de residuos aquí está mucho más reglamentadas y es más exigente.

Inconvenientes

  • Rechazo cultural:

    Por un lado, en nuestro país estamos acostumbrados a las grandes construcciones, por lo que este tipo de viviendas siguen produciendo cierto rechazo.

  • Mantenimiento:

    El mercado dedicado a las viviendas prefabricadas es heterogéneo y el mantenimiento de cada inmueble difiere en función de cuáles son los materiales utilizados. Las viviendas prefabricadas de madera requieren de un gran mantenimiento.

  • Ubicación:

    La ubicación de una parcela es la principal clave que encarece su precio final. Ello se debe a que los espacios ubicados en terrenos urbanos presentan un valor notablemente alto, que hace encarecer el precio final de las viviendas prefabricadas. Por el contrario, las parcelas situadas en suelo rústico tienen un valor de tasación menor, pero suelen estar más a las afueras de la ciudad..

  • Financiación:

    En estos casos se suele acudir al crédito autopromotor. Cuando se pretende comprar un solar para destinarlo a la construcción de una vivienda prefabricada lo habitual es que el préstamo ofertado consista en conceder entre el 70% y el 80% del valor de tasación.

  • Trámites y legislación:

    Deben cumplir con el Código Técnico de la Edificación, como si de un inmueble convencional se tratara.

Actualizado el