Tipos de azulejos y sus usos

asd

La moda de los azulejos nunca pasa y en Del Valle® ofrece el servicio que precisa el usuario para apostar por la mejor reforma en el hogar. En la actualidad existe un abanico amplio de materiales y colores que lo componen. No obstante, poca gente conoce realmente las diferencias del mercado. Por esta razón, en este artículo vamos a destacar los diferentes usos de los azulejos, con el objetivo de que los interesados puedan saber de primera mano la cantidad de ventajas que garantiza este material.

Para empezar, es importante establecer una clasificación en la que se diferencien los azulejos e interior o exterior. Aunque, si bien es cierto, algunos pueden valer para ambos espacios. Estos son algunos ejemplos:

Azulejos de interior

En este sentido, Del Valle® dispone de una variedad ajustada al gusto personal de cada usuario:

  • Baldosa de cerámica: se pueden encontrar en la cocina o el baño, los puntos más comunes de la casa. Entre sus máximas ventajas, se encuentra la facilidad de limpieza y su perdurabilidad en el tiempo. Por otro lado, su precio es más barato que el de la media.
  • Mármol: su elegancia hace que sea perfecto para estancias como el salón o las escaleras de la vivienda. Este tipo de azulejo aporta luminosidad a la estancia y brillo.
  • Terracota o barro cocido: pese a que este tipo de baldosas suele emplearse para revestir los exteriores también es ideal para las fachadas, pues sus características permiten que fluya con mayor dinamismo la ventilación en la casa, además de regular los niveles de temperatura y humedad.
  • Azulejos de acero inoxidable: se compone de una cerámica con una placa de acero inoxidable. Son ideales para zonas de interior debido al juego creativo que presenta, ya que se manifiesta de muchos tamaños y formas. De este modo, se le puede dar un acabado muy personalizado, tipo mural, a los espacios de la casa.

Azulejos para el exterior de una vivienda

Además de las baldosas de terracota, que se emplean en las terrazas para regular la temperatura del suelo, existen otras dos opciones que pueden contribuir a un diseño natural y sin pasarse de moda:

  • Piedra o pizarra: aporta un toque muy natural al espacio y suele emplearse, por ejemplo, para cubrir la piscina, aunque se está apostando también para decorar zonas de interior, sobre todo en los baños.
  • Vidrio: su gran resistencia permite que también haya evolucionado hacia espacios interiores. Los cuartos de baño que apuestan por decoraciones de vidrio presentan una mayor creatividad, ya que su ventaja más potente consiste en la variedad de colores que presenta. Es ideal, por lo tanto, para zonas de humedad.

Como se puede apreciar, esta clasificación es mucho más abierta de lo que parece, ya que algunos azulejos de interior intentan colarse en los espacios exteriores y viceversa. Pero, según su fabricación, el usuario puede atender a otros modelos que hay en el mercado interesantes de entender:

  • Gres porcelánico: se trata del tipo de baldosa más barata del mercado. Sus acabados son ideales para revestir en los cuartos de baño, cocinas o salones. Presenta una superficie con acabados que se pueden instalar tal y como salen del horno o se pueden pulir los detalles para aportar brillo al suelo.
  • Gres rústico: en este grupo se encuentran aquellas baldosas que absorben poca agua y sus tonalidades van desde el ocre hacia colores más oscuros. No obstante, se pueden emplear en cualquier estancia de la casa.
  • Azulejos porcelánicos: se trata de la baldosa más conocida y empleada en la actualidad debido a su dureza y la facilidad para absorber agua. La llegada de la impresión digital permite que los usuarios puedan escoger una infinidad de modelos y acabados.
Actualizado el