SNORKEL Y BUCEO RECREATIVO


El auge de los deportes acuáticos está provocando que haya constantemente mejoras en los equipos para permitir a los aficionados a estos deportes practicarlos durante todo el año, por mucho frio que haga.

Aquí vamos a explicarte lo que necesitas saber para empezar con dos de ellas muy parecidas pero a la vez muy distintas en lo que a experiencia y riesgo se refiere.

Buceo y Snorkel, dos actividades distintas que mucha gente confunde o cree que son lo mismo.

Para que tengas un poco más claro el deporte que vas a practicar, vamos a explicarte brevemente cuáles son las diferencias entre buceo y snorkel.

Para empezar, como hemos dicho, ambas actividades son ideales para disfrutar del entorno marino y toda su belleza. Con estos deportes vas a poder ver arrecifes de coral, la flora y fauna marinas autóctona del lugar en el que te encuentres. Pero cuentan con prácticas y protocolos (sobre todo en el caso del buceo) completamente distintos.

Snorkel

En caso del Snorkel irás equipado con un sencillo equipo compuesto de una máscara, unas aletas y un tubo o esnórquel para desplazarte por la superficie o a ras del agua y ver el fondo marino, mientras respiras a través del tubo. Este deporte se practica en aguas poco profundas, con el fin de poder observar el fondo sin problema y sin tener que sumergirte demasiado. Lo bueno del snorkel es que, con saber nadar y tener en cuenta algunos consejos básicos de seguridad es suficiente.

No necesitas contar con conocimientos avanzados previos o específicos, cualquier persona puede practicarlo, sin importancia de la edad ni las capacidades personales.

En España existen algunos paraísos para practicar snorkel sin tener que cruzar un océano para disfrutar de maravillosas reservas marinas. Algunos de estos sitios son Cabo de Gata en Almería o la isla de Tabarca en Alicante.

Buceo Recreativo

Sin embargo, en el buceo recreativo, también conocido como submarinismo, te sumerges profundamente en el agua, como máximo a una profundidad de 40 metros, con la ayuda de un equipo de respiración autónomo y un sistema de flotabilidad. De esta forma, el buceador puede respirar con normalidad e independencia de cables y tubos de suministro que vienen del exterior (SDS o suministro de superficie), gracias a un regulador de presión conectado a una botella de aire comprimido o una mezcla de aire con nitrógeno (Nitrox).

Para poder practicar buceo, se requieren aletas, chaleco hidrostático, máscara de buceo y tanque de aire (no de oxigeno como se piensa comunmente). En este caso, si es necesario un entrenamiento previo y una gran preparación y formación.

También existen diferentes modalidades de buceo, pudiendo practicar buceo libre o apnea, descenso a las profundidades a pulmón libre; o el buceo técnico, que se realiza con un equipo profesional, para poder sumergirte mucho más.

Si te atreves con el buceo, no necesitas cambiar de país para disfrutar de espectaculares entornos acuáticos, en España existen lugares asombrosamente preciosos para bucear. Ejemplo de ello son la isla de El Hierro en Canarias, Cabo de palos en Murcia o las Islas Medas en Girona.

Actualizado el