El problema del tráfico y la contaminación en las grandes ciudades

Actualmente, que la congestión del tráfico en las grandes ciudades es algo que afecta tanto a la movilidad como al medio ambiente es algo muy real y sabido por todos. Apostar por vehículos no contaminantes, incentivar el transporte público o cortar el acceso a determinados puntos de la ciudad son algunas de las medidas que se han implantado ya en muchas urbes, pero no las únicas. Hay ciudades que se han esforzado por reducir el tráfico que sufren diariamente con medidas tan drásticas como sorprendentes, convirtiéndose así en ciudades más sostenibles.

Reino Unido pagará a los usuarios que no usen sus coches

El Gobierno Británico ha propuesto subvencionar con 3.000 libras a todos aquellos usuarios que decidan dejar de usar su coche y pasarse al transporte público, la bicicleta o los coches compartidos, reduciendo así la contaminación.

El gobierno ha valorado la posibilidad de que estas subvenciones no se financien con fondos públicos, sino que subsistan gracias a las aportaciones de las empresas de transporte y las compañías que operen con vehículos ecológicos.

Oslo

Oslo, la capital y ciudad más poblada de Noruega, tomó una decisión tan drástica como eficaz para acabar con la congestión de tráfico en su casco urbano: eliminar los aparcamientos de las calles. El ayuntamiento había detectado que gran parte de los coches que circulaban por el centro lo hacían con un único objetivo: encontrar aparcamiento. Por tanto, si se eliminaban, dejarían de transitar por ellas. Fin del problema.

Luxemburgo

Luxemburgo cuenta con transporte público gratuito como medida para reducir la congestión de tráfico en todo el país.

Nueva York

Nada menos que 2.500 millones de dólares es lo que abonará la ciudad de Nueva York para resucitar un medio de transporte ya en desuso en la mayor parte del mundo con la finalidad de acabar con la congestión de tráfico de sus calles.

Corea del Sur

Como podían acabar con el problema del tráfico, decidieron que construir una nueva ciudad era más fácil. Esto es lo que llevó a diseñar la ciudad de Songdo, la alternativa a la saturada Seúl, un proyecto que se empezó a construir en 2002 con un presupuesto inicial de 35.000 millones de dólares.

Actualizado el