El paso de Obama a Trump

El año 2016 quedará marcado en la historia de Estados Unidos más allá que como el año de elecciones para elegir un nuevo presidente. Con el paso de Barack Obama a Donald Trump se produjo un cambio muy drástico en el gobierno de la gran potencia mundial.

La complicada campaña protagonizada por Donald Trump y Hillary Clinton dejó al país en una situación tal que requería que, aunque difícil, la transición entre el gobierno saliente y el entrante fuera lo más pacífica posible.

El comienzo de la transición

El 10 de noviembre de 2016 se inició el desembarco de un hombre de negocios y personaje televisivo como Donald Trump en la Casa Blanca. Barack Obama recibía al que sería nuevo presidente para dar comienzo al traspaso de poderes.

Pese a reconocer abiertamente su disgusto hacia la nueva persona que se haría cargo del Gobierno de Estados Unidos, Barack Obama prometió una transición que garantizara la continuidad democrática.

Últimas decisiones de Barack Obama como Presidente

Antes de dejar su sitio en el Despacho Oval, Barack Obama realizó varias acciones que, en su mayoría, serían después derogadas por el gobierno de Donald Trump.

Lo primero que hizo fue trasladar a varios de los presos de Guantánamo a otros países, para hacer frente a la amenaza de Donald Trump de llenar esta cárcel.

También dictó normas para que se garantizara el Planned Parenthood, la organización que realiza abortos en EEUU.

Además, expulsó a más de treinta espías rusos y cerró dos instalaciones rusas en el país.

Todas estas acciones fueron tomadas por el Presidente entrante como obstáculos y declaraciones de guerra del expresidente.

Obamacare, la primera lucha de Donald Trump

Uno de los aspectos que le granjeó un mayor aprecio por parte de los norteamericanos a Barack Obama fue la creación de la Ley de Protección al paciente y el Cuidado de la Salud Asequible, también denominado el Obamacare.

Con esta medida, Barack Obama obligaba a la gente a tener una cobertura de salud pero, a la vez, les dotaba de muchas ayudas y subvenciones para tenerlo. Aquellos que tuvieran una renta menor a cuatro veces el límite de la pobreza, recibirían créditos del estado para pagar sus seguros médicos.

Además, la elección de Medicaid (el programa de salud de Estados Unidos para personas con rentas bajas) se permitía para rentas más bajas.

La ley también afectaba a las aseguradoras ya que les prohibía tener en cuenta condiciones preexistentes como enfermedades o sexo para acceder a un seguro, teniendo que ofrecer a todas las personas las mismas condiciones.

Actualizado el