Mensajes en cadena

Una cadena de mensajes consiste en un mensaje que cuyo objetivo es incitarr al receptor a realizar algún número de copias del mismo para luego pasarlos a más receptores nuevos. Se podría decir que es una especie de meme. Los métodos comúnmente utilizados en los mensajes de cadena incluyen historias emocionalmente manipuladoras, esquemas piramidales para asegurar la difusibilidad y la explotación de la superstición al amenazar al receptor con mala suerte.

Las cadenas de emails

Todos los días recibimos o vemos cadenas de mensajes en Internet. Algunos de ellos nos impulsan a la acción y, además, conllevan poco trabajo para hacerlo, lo que aumenta las posibilidades de que se produzca.

Sin embargo, la gran mayoría de estas cadenas son falsas. Sin embargo, existen formas en que las empresas pueden beneficiarse de este tipo de cadenas de mensajes. Existen empresas que obtienen diferentes datos de este tipo de cadenas y luego los venden a otras empresas que se dedican profesionalmente a enviar mensajes de spam (ofertas de webs de contenido sexual, medicamentos, sistemas piramidales, timos nigerianos varios, etc).

¿Cuestan dinero estas cadenas?

En realidad, sí cuesta. Puedes pensar que enviar un correo electrónico es una cuestión con un coste infinitesimal, pero estas cadenas generan mensajes por millones. Ya en 2008 se calculaba que el spam en general estaba en una cifra de unos 62 billones, lo que constituía un gasto energético similar al de una ciudad 1,5 millones de personas en el mismo año. Y eran datos que solo incluían once de los países más grandes del mundo. El crecimiento de Internet desde 2008 ha sido altísimo, de manera que las cifras -de las que no dispongo ahora mismo- estarán aún más arriba. Eso ocasiona costes económicos y ecológicos. No envíes roña por Internet y salva el planeta. Aunque solo sea por eso, deberías evitar enviar todo eso. Y tus amigos te querrán más. O te odiarán menos, que en términos absolutos viene a ser lo mismo.

Consejos para protegerse de este tipo de cadenas

Si parecen mentira, lo son

Un trabajo gratis en Mercadona, mil zapatillas Nike de regalo valoradas en 100 euros, un cupón de descuento en Zara por tu cara bonita… Si al leer un mensaje de WhatsApp piensas que es demasiado bonito para ser cierto, ten cuidado, además de serlo, te perjudicará de alguna forma.

Faltas de ortografía

Las cadenas suelen estar plagadas de incorrecciones gramaticales y faltas de ortografía

Fíjate en la URL

Mira siempre cuál es la dirección a la que te envía la cadena: suelen ser sucedáneos de páginas oficiales, así que ten cuidado.

Cadenas de Whatsapp

No te las creas siempre

Cuando te llegue una cadena de Whatsapp, léela primero varias veces, de primeras puede que no encuentres el truco. Es cierto que hay empresas que utilizan Whatsapp para mandar ofertas, pero son casos excepcionales y no es la mejor manera de mandarlas. De esta forma también te ahorrar mandarlas de forma inmediata.

Bloquea al contacto

Si tienes algún amigo o conocido que no deja de mandarte estas cosas, primero avísale de que no quieres, si no te hace caso, bloquéale.

Coteja la información

Como hemos dicho, hay veces en que estas cadenas son reales. No cuesta nada comparar la información con otros medios (Internet) y ver si es real o no.

Denuncia el fraude

Si has descubierto que es falsa y que, además, piden una serie de datos o dinero, denuncia el fraude a las autoridades.

Actualizado el