La madera, un producto eficiente y ecológico

La madera es uno de los productos más ecológicos que existen. Promueve la plantación de árboles y la reforestación de espacios. Es un material biodegradable, natural, no tóxico y su extracción se realiza bajo criterios de sostenibilidad, ya que requiere de un certificado que asegure la gestión sostenible.

Gestión forestal sostenible

Allá por 1993 se constituyó el Consejo de Administración Forestal, una organización internacional compuesta por organizaciones indígenas, ecologistas , madereros, silvicultores y asociaciones de bosques comunales.

Su finalidad es controlar la tala y promover que la gestión de los bosques se haga de forma apropiada, viable en el tema económico pero garantizando, a la vez, la sostenibilidad de los productos con origen forestal, como la madera.

En España existen dos tipos de explotación que no destruye bosques. Una de ellas es la plantación de cultivo intenso (tala a los 15 o 20 años) y la otra la tala de los árboles más viejos de los bosques naturales.

La preocupación sobre la sostenibilidad por parte de consumidores y empresas ha hecho que aumente la demanda de este tipo de madera, aunque sea más cara.

Usos de la madera en la construcción

La madera tiene un coeficiente de transmisión térmica pequeño por lo que permite reducir el espesor de los aislantes.

No sólo se usa para la construcción de los cimientos de una casa (en Estados Unidos la mayoría de las viviendas están construidas con este tipo de material.

Para esto se usan vigas y columnas de madera blanda de coníferas. Pueden ser vigas laminadas o aserradas. Las laminadas se construyen uniendo varias piezas de madera mientras que las aserradas provienen de una única pieza de un mismo árbol.

Pero no sólo para la construcción de lo qe sería el esqueleto del hogar se utiliza la madera. Hoy en día está de moda que los muebles de la casa sean de madera, desde la mesa o el mueble de la televisión hasta la cama.

El bambú, la madera más ecológica

La siembra de este material ayuda a luchar contra el cambio climático ya que aumenta la absorción de CO2.

Es, además, un material muy bueno para crear un sín de objetos o usarlo en construcción.

Es un material que crece muy rápido por lo que la inversión realizada se rentabiliza en poco tiempo. Esto se puede repetir cada ciclo por lo que tiene un rendimiento constante.

El bambú permite crear empresas de transformación del mismo en la misma región donde se produce por lo que promueve la economía local.

Actualizado el