Los mejores consejos para realizar una mudanza barata

Las mudanzas ya generan el suficiente estrés como para tener que preocuparte de los costes, más si tu presupuesto es reducido. Así si quieres realizar una mudanza barata no te puedes perder estos consejos. ¡Vamos a por ello!.

Trucos para realizar una mudanza barata

Con todos los gastos que implica cambiarse de casa o empresa -la luz, el internet, los honorarios de una compañía de transportes- el primer paso es escoger una empresa de mudanzas que cumpla con los tres requisitos: bueno, bonito y barato.

En este caso, la solución tiene nombres y apellidos: Mudanzas Villalba. A precios muy reducidos, aseguran que las mudanzas quedan en buenas manos. Para ello, prestan especial cuidado a los objetos frágiles, gracias en buena parte al gran equipo profesional con el que cuentan.

  • Citamos cuatro trucos básicos
  • Deshazte de lo que no necesites
  • El precio de las mudanzas viene muchas veces determinado por el volumen de los objetos a transportar.

    Si buscas una mudanza barata, lo primero es hacer un planning, etiquetar lo que es válido y lo que no y, una vez hecho, ponerte a almacenar.

    Revisa cada pertenencia exhaustivamente y fíjate en lo mucho o poco que la has utilizado a lo largo del año. Si ves que hace ya tiempo que no te pones ese jersey invernal o que esa lámpara antigua no hace más que coger polvo en la estantería, regálala, dónala o recíclala.

  • Empaqueta tu mismo los enseres
  • De la misma manera, las empresas de mudanzas también cobran por el servicio de embalaje. En el caso de realizar una mudanza de empresa, quizás hacerlo tú mismo puede ser demasiado duro, pero si te mudas de vivienda, no.

    Pide ayuda a familiares y amigos cercanos si lo precisas y procura hacer el máximo posible. El dinero que te ahorras hace que valga la pena el esfuerzo.

  • Consigue tus propios materiales de embalaje
  • En la búsqueda de una mudanza barata, comprar los materiales de embalaje a las empresas de mudanzas no es la mejor de las opciones.

    Investiga sobre los sitios en las que las ofrecen a costes reducidos o incluso gratis. Por ejemplo, muchos supermercados o empresas locales tienen cajas completamente inutilizadas.

    De la misma manera, un amigo, vecino o familiar casa siempre tiene alguna cogiendo humedad en el trastero.

    También es conveniente acumular periódicos, sábanas o ropa vieja que pueden servir de colchón para el transporte de objetos frágiles.

  • Controla bien los tiempos
  • Como en muchas otras cosas, una mudanza barata exige planificación y no dejar todo para el último momento.

    Contacta con la empresa de mudanzas con la suficiente anticipación y estate atento de las ofertas o descuentos que ofrecen.

    Sumado a ello, haz las mudanzas en los periodos con menos actividad, como puede ser invierno. Por supuesto, los fines de semana, los días festivos o el primer o último día del mes los tienes que descartar si buscas ahorrarte una buena suma de dinero.

Actualizado el