La pila de hidrógeno: ¿Es el hidrógeno el combustible del futuro?

qwqw

Las pilas de hidrógeno siempre han estado en discusiones sobre energías renovables y transformación ecológica. Dado que para la transición energética es esencial una energía limpia, las pilas de combustible de hidrógeno son esenciales en los vehículos de cero emisiones y en otras industrias.

¿Es el hidrógeno el combustible del futuro? ¿Cómo funciona esta pila? Sigue leyendo, te contamos todo de este tema.

¿Qué es una pila de hidrógeno?

Las baterías de hidrógeno son una de las tecnologías más prometedoras para encontrar nuevos combustibles y sistemas de transporte eficientes (aunque la primera data de 1839). La teoría implica combinar hidrógeno y oxígeno con vapor de agua como único residuo para extraer energía eléctrica.

Aunque no es la única, la aplicación más utilizada es la de alimentar los motores de los vehículos eléctricos.

¿Cuáles son las partes de una batería de hidrógeno?

Consta de 4 partes básicas:

Ánodo. O el electrodo negativo de la batería, que conduce los electrones liberados del hidrógeno para que el circuito externo pueda utilizarlos.
Cátodo. O positivo de la batería. Distribuye oxígeno a la superficie del catalizador y luego conduce los electrones de regreso, donde pueden recombinarse.
Electrólito. Hecho de material procesado que solo conduce iones cargados positivamente, bloqueando así los electrones.
Catalizador. Un material especial que promueve la reacción de oxígeno e hidrógeno necesarios para la generación de energía. Por lo general, está hecho de una capa muy fina de nanopartículas de platino sobre papel carbón o tela.

En comparación con otras fuentes de energía, ¿cuáles son las ventajas de las baterías de hidrógeno?

No produce emisiones dañinas. Como hemos visto, el hidrógeno más el oxígeno produce electricidad y luego vapor de agua, que son emisiones completamente inofensivas.
Es más efectivo que los motores de combustión interna. Las baterías de hidrógeno no solo están libres de contaminación, sino que también pueden convertir la energía química en energía eléctrica de manera más eficiente. El motor de combustión interna debe convertir la energía química del combustible en calor y luego en la energía mecánica que impulsa el motor. Esto crea el llamado "cuello de botella térmico", que puede evitarse mediante la conversión directa de energía producida por la pila de combustible de hidrógeno.
La batería de hidrógeno no tiene partes móviles. Esto lo hace mucho más seguro que los motores de combustión interna, que constan de muchas partes que pueden dañarse.
El hidrógeno se puede producir de una manera más ecológica que los combustibles fósiles. Esto ayuda a que sea una alternativa más medioambiental.

Como todo, las baterías de hidrógeno se enfrentan actualmente a una serie de desafíos que actualmente impiden su adopción generalizada:

Es caro. Aunque el hidrógeno es muy abundante, no resulta rentable utilizarlo en forma de batería.
Inflamable. Por lo tanto, la seguridad de las baterías de hidrógeno sigue siendo digna de atención.
Es complejo de almacenar y transportar. A diferencia de otros combustibles como el carbón, es muy sencillo y se puede fabricar de casi cualquier forma.

¿Son las baterías de hidrógeno el combustible del futuro o una promesa eterna?

Actualmente, el hidrógeno no se usa en grandes cantidades. Las baterías de hidrógeno confrontan retos a causa de su costo y los materiales tan útiles que se utilizan (como el platino que nombramos).

No obstante, ciertas tecnologías están reemplazando al platino, y el hecho es que el mercado de las pilas de hidrógeno sigue creciendo.

Si superamos los desafíos que hemos comentado, el hidrógeno será una excelente opción para limpiar el planeta.

En DBM Ingeniería te podemos ayudar con esta y otras formas de energía que quieras considerar utilizar en tus procesos productivos.

Actualizado el