La elección del lugar donde tatuarse

Si has decidido que quieres hacerte un tatuaje, aún te quedan unas cuantas decisiones que tomar. Una de las primeras, y la más importante, es qué tatuarte. Piensa que es algo para toda la vida. Una vez que has decidido qué quieres hacerte, es importante que elijas un buen tatuador. Además, una de las cosas más importantes que tendrás que elegir será el lugar dónde hacerte el tatuaje, ya que del lugar dependerá también el diseño.

Los lugares más dolorosos

Puede que el dolor que sufrirás al hacerte un tatuaje determine la elección que vas a hacer del lugar. Piensa que siempre que haya un hueso cerca o terminaciones nerviosas, dolerá más.

Te contamos cuáles son los lugares más dolorosos:

  • Cabeza: Además de doler mucho (piensa que el cráneo está ahí), dicen que el sonido resulta ensordecedor.
  • Cara: También hay muchos huesos en la cara y los tatuadores recomiendan que no te tatúes en la cara. Si lo haces de todas formas, que sean pequeños.
  • Mano: Además de doler, los tatuajes en la mano duran muy poco. El roce hace que el tatuaje se difumine en muy poco tiempo.
  • Esternón: Se dice que duele como si te clavaran un cuchillo ardiendo en el cuello.
  • Costillas y estómago: Además de que duelen mucho, el cuerpo no manda sustancias químicas para que el dolor cese, sino que duelen durante todo el tatuaje.
  • Glúteos: La gente puede pensar que los sitios donde hay más carne duelen menos, pero no es así. Además de doler, es complicado trabajar en esta zona.
  • Muslo interno y rodilla: Más allá del dolor (que será mucho), la falta de costumbre de la gente a que le toquen estas zonas hace que trabajar con ellas sea muy complicado.
  • Tobillo y pie: Es cierto que son zonas dolorosas pero hay mucho leyenda urbana en torno a ellas que las sitúan como las más dolorosas por encima de la cabeza.

Lugares más elegidos para hacerse un tatuaje

Por historia, los lugares más elegidos para hacerse un tatuaje son los brazos. Desde la muñeca al antebrazo son zonas que hacen destacar las imágenes que nos hacemos en ellas.

Sin embargo, el paso de los años ha hecho que zonas como la espalda, la nuca o los muslos se hayan posicionado como la elección predilecta de muchas personas a la hora de hacerse un tatuaje.

Actualizado el