La eficiencia energética en las secadoras de ropa

asd

No es nada nuevo que el desarrollo sostenible es una preocupación mundial. Las grandes empresas se están poniendo las pilas a la hora de plantear soluciones que no consuman los recursos del planeta de la manera como lo han venido haciendo hasta ahora, y podemos decir que hay una gran concienciación a todos los niveles para ofrecer soluciones que sean amigables con nuestro planeta.

Es el caso de los electrodomésticos, los cuales han sido considerado hasta ahora elementos casi de lujo que han supuesto un gran gasto energético a las familias, en muchos casos descuadrándoles las facturas de la luz y provocándoles un gasto significativo, eso sin tener en cuenta la contaminación derivada de ese gasto de energía.

Este gasto ha estado popularmente aceptado ya que al fin y al cabo todos necesitamos un frigorífico o un congelador en el que conservar nuestros alimentos, pero hay otros electrodomésticos que hasta ahora se han podido considerar prescindibles como es el caso de las secadoras de ropa.

Un electrodoméstico del que hasta ahora la mayoría ha prescindido tanto por motivos de espacio como de ahorro energético ya que todos disponemos de un sitio para colocar un tendedero (recurriendo incluso a sitios insospechados en la fachada de la casa si se vive en un piso), pero no todos tenemos de espacio para colocar una secadora de ropa que ocupa el mismo espacio que una lavadora. Ese es un preciado espacio que solemos preferir dedicar a un electrodoméstico más útil para el día a día como un lavavajillas por poner un ejemplo.

Pero por suerte los tiempos están cambiando y como nos cuentan en https://secadoraderopa.com los nuevos modelos de secadoras de ropa sacadas al mercado por las grandes marcas como Bosch, Beko, balay o Siemens por nombrar a las más relevantes, vienen con certificados de eficiencia energética de clase A, A+ y A++ provocando que los gastos de electricidad no se vuelvan descabellados y haciendo que podamos plantearnos poseer una secadora en casa sin tener que temer a la factura de la luz ni sentirnos accionistas de Iberdrola.

Por no hablar de otro punto que también es muy interesante para los consumidores, y es que ya ofrecen soluciones para espacios reducidos. La idea de una secadora de tamaño industrial, o del tamaño de una lavadora normal ya podemos desterrarla, ya que las grandes marcas se han espabilado y ofrecen al usuario que vive en un piso secadoras de tamaño reducido que pueden colocar en cualquier parte de su casa sin que esto les suponga una merma muy importante del espacio.

Es hora de que todas las grandes marcas de electrodomésticos se conciencien de esta forma de la importancia de ofrecer soluciones sostenibles con el planeta y que cumplan con las normativas energéticas establecidas para que podamos formar parte de un consumo responsable sin tener que renunciar a las comodidades del mundo moderno.

Esperemos que poco a poco este mensaje vaya calando y nos demos cuenta de que el futuro del planeta está en manos de todos y que cada granito de arena cuenta en esta lucha.

 

Actualizado el