Instalación de un grupo electrógeno

dfn

Cuando tengas tu grupo electrogenos en el lugar de instalación deberás de tener cuidado con algunos aspectos para garantizar la seguridad. 

Necesitarás cadenas adecuas al peso del equipo, distanciadores para asegurar que las eslingas o cadenas siempre estén rectas y no entren en contacto con el techo u otra parte del grupo electrógeno, grúas o carretilla de potencia adecuada y sobre todo personal adiestrado que pueda ejecutar las maniobras en total seguridad. 

Para los gases de escape puedes utilizar cualquier tubo flexible metálico que podrás encontrar en Grasur Componentes.

Cuando vayas a levantarlo identifica siempre los puntos indicados para este propósito y utiliza solo y exclusivamente los mismos. 

Levantar el grupo desde cualquier otro punto improvisado significa daños y accidentes con total seguridad. Evita inclinaciones que puedan desplazar componentes o causar derrames de líquidos. 

Prepara de antemano el área donde manipular el equipo debe de estar libre y accesible. Prevé como quitar los medios de sujeción como ganchos, mosquetones o eslingas y asegúrate de que el recorrido hasta el punto final donde se va a apoyar esté libre de obstáculos y de que los accesos sean los adecuados. 

Ten en cuenta las dimensiones del generador y del sistema de sujeción que uses, tanto si se trata de una pluma, como si se trata de rodillos debajo del chasis. 

Imagen que contiene interior, pequeño, tabla, cuarto</p>
<p>Descripción generada automáticamente

Mantenimiento de un grupo electrógeno 

El grupo electrógeno necesita de mantenimiento, tanto el motor diésel como el resto de componentes necesitan un cuidado periódico y unas pruebas programadas. 

Para el motor, lo más importante son el cambio de aceite y de filtros, mientras que el alternador y el cuadro eléctrico necesitan un chequeo de los terminales y una limpieza periódica. 

Si el grupo electrógeno está instalado en una carrocería deberás de verificar periódicamente el estado de las partes móviles como las bisagras y las sujeciones y de la pintura. Realiza estas operaciones básicas al menos una vez al año. 

También es aconsejable realizar un arranque cada semana o al menos una vez al mes. 

El Mantenimiento preventivo es el más importante para garantizar que tu equipo, y especialmente el motor diésel, se mantenga en óptimas condiciones. 

Las operaciones que debes de tener en cuenta van desde una inspección general del estado hasta un chequeo profundo del sistema de lubricación, del sistema de enfriamiento, del sistema de combustible y de la parte eléctrica incluyendo las baterías y el regulador de velocidad. 

Hablando de un grupo electrógeno en emergencia, es aconsejable chequear con frecuencia el estado general, para asegurarte que visualmente no haya partes deterioradas, dañadas o que se haya acumulado suciedad. 

A veces es suficiente un vistazo para detectar una anomalía. 

En todo caso te recomiendo adaptar el plan de mantenimiento de tu grupo electrógeno a las recomendaciones del fabricante y al entorno donde está instalado.

 

Actualizado el