Las historias de superación de los futbolistas

Hoy en día las historias que rodean a los futbolistas están llenas de dinero y lujos, sin embargo, para muchos de ellos sus inicios no fueron así e, incluso, muchos llevan sus vidas privadas y gestos más bonitos en el anonimato lo máximo posible, como Cristian Villagra, futbolista que se alejó de los terrenos de juego para donarle médula a su hermano, enfermo de leucemia.

Pero no sólo usan su posición actual para hacer el bien, muchos de ellos, como Sadio Mané, han sabido superar trágicas historias para convertirse en estrellas del fútbol. Te contamos algunas de ellas.

1. Jakub Blaszczykowski

El extremo polaco del Wisla Krakow vió, a los once años de edad, como su propio padre asesinaba a su madre tras una pelea. Estuvo cuatro días sin hablar ni comer y, hoy en día, sigue repitiendo que no entiende por qué lo hizo.

El jugador nunca volvió a ver a su padre tras ser éste detenido. Sin embargo, acudió a su funeral cuando murió.

Intentó dejar el fútbol pero su tío Jerzy Brezczec, que había sido capitán de la selección de Polonia, se lo impidió.

2. Franck Ribéry

Pese a que llegó a ser considerado como el mejor jugador de Europa, el extremo francés tuvo una infancia muy complicada.

Fue abandonado por sus padres en un convento y, a los dos años de edad, sufrió un accidente de tráfico que le reportó las cicatrices en la cara por las que, por desgracia, es famoso hoy en día.

Además de sufrir las burlas de la gente por sus cicatrices (que le reportaron el apodo de “Scarface”, el francés fue expulsado del convento donde vivía y tuvo que trabajar de albañil para sobrevivir.

3. Jesús Arismendi

El jugador peruano perdió a sus dos progenitores a la vez, pero esto no fue lo peor de la tragedia. En 2009, su padre (suboficial de Policía Nacional) mató a su mujer y luego se suicidó.

Se especuló que todo había sido por deudas de juego.

4. Juan Guillermo Cuadrado

En un ataque terrorista a su casa cuando tenía cuatro años, su padre murió. Vivía en un barrio peligroso donde los ataques criminales eran la orden del día.

Su madre tuvo que hacerse cargo de la familia teniendo varios trabajos a la vez. El jugador Colombiano, cuando llegó a la Fiorentina, le dijo que ya no tenía que trabajar más.

5. Mario Regueiro

Una vida llena de golpes es la que ha tenido el jugador uruguayo. Primero, en 2011, dos de sus sobrinos fueron asesinados en un ajuste de cuentas.

Dos años más tarde, en 2003, su hermana se suicidó tras no superar el dolor de la muerte de su hija en un accidente de tráfico.

6. Piermario Morosini

Una de las historias más trágicas, no sólo por lo que le tocó sufrir al jugador sino porque el desenlace de la historia fue el peor, su propia muerte.

En poco más de dos años, el jugador italiano perdió a su madre y su padre y, además, su hermano se suicidó tras sufrir una depresión profunda.

Dicen que todo esto fue lo que derivó en un paro cardíaco que acabó con su vida en 2012. Uno de sus mejores amigos, Antonio Di Natale, se encarga de la hermana discapacitada de Piermario desde entonces.

7. Hope Solo

La jugadora norteamericana es casi más famosa por su vida fuera de los terrenos que dentro. Sin embargo, la futbolista no tuvo una infancia nada sencilla

Su madre se quedó embarazada de ella en una visita conyugal a la cárcel a su padre. Su padre, delincuente habitual, les robó el dinero ahorrado a Hope y sus amigas y, años más tarde, la secuestró a ella y a su hermano.

Tras esto, intentó cambiar al salir de la cárcel y murió de un ataque al corazón cuando se disponía a ver un partido de su hija.

8. Carlos Tevez

A los cinco años de edad perdió a su padre, el cual nunca lo había reconocido, víctima de un tiroteo y ya había sido abandonado por su madre a los seis meses.

A los 10 meses se le cayó agua hirviendo en la car ay el cuello y le pusieron cintas de nailon para llevarlo al hospital, lo cual agravó la situación puesto que se le pegaron a la piel. Tras dos meses de terapia, sus tíos se hicieron cargo de él. Su padre adoptivo llegó a sufrir un secuestro.

Además, ya cuando militaba en el Manchester United, su hermano biológico y su cuñado fueron detenidos por robar un camión, tras lo que Carlos decidió cortar lazos con esa parte de la familia.

9. Victor Moses

Su familia tuvo que huir de Nigeria en 2002 tras decretarse la ley islámica, puesto que eran cristianos, su padre incluso era Ministro de Religión.

Este hecho provocó que sus padres fueran asesinados y él tuviera que escapar para salvar su vida.

Con sólo once años tuvo que permanecer días escondido hasta que le pudieron sacar de forma segura, destino Inglaterra.

Actualizado el