Gatos recién nacidos

Obviamente todo tipo de mascotas requieren de una serie de cuidados y educación, no dejan de ser animales dependientes. Sin embargo, cuando son recién nacidos, de la misma forma que un ser humano, esos cuidados se acentúan y son más importantes.

¿Cómo lo cojo?

Ante todo, lávate bien las manos. Tienes que tener en cuenta que los gatos recién nacidos son muy susceptibles a los gérmenes y bacterias que puedas tener, y viceversa (como la toxoplasmosis).

Cógelos con suavidad y comprueba que tienen las almohadillas de las patas calentitas, de esta forma sabremos si la temperatura de su cama es buena.

¿Cómo mantengo caliente?

Los gatitos de menos de dos semanas aún no pueden regular su temperatura corporal, por lo que tener frío puede conllevarles graves problemas. Por ello, debes darles alguna fuente de calor. Esto se puede hacer con almohadillas térmicas, aunque debes asegurarte de que tienen un forro o manta encima de la almohadilla ya que se pueden quemar.

Si por el momento no dispones de esta fuente de calor puedes hacer lo mismo con una bolsa de agua caliente. Recuerda que la temperatura siempre debe estar en torno a los 37º de temperatura.

Su cama

Coloca una caja, una cama para gatos o trasportín en una zona tranquila y sin corriente. Tienes que asegurarte de que esa habitación sea cálida y esté alejada de otros animales de la casa.

Si tienes varios gatos recién nacidos, no los separes

De esta forma se reconfortan y calientan entre ellos. Déjalos en una caja con mantas pero comprueba que pueden pasear por ella, por si tienen mucho calor.

Alimentación

Debes comprar leche sustitutiva para gatitos, se vende en polvo en la mayoría de veterinarios y establecimientos de mascotas especializados. También es recomendable usar un biberón especial con la tetina pequeña, ya que así les parecerá que es su madre la que les da de comer.

¿Cómo darle el biberón a un gatito?

Esteriliza el biberón y tetina y déjalos que se enfríen. Asegúrate de que estén bien secos, puedes terminar de hacerlo con una toalla o trapo limpios.. Haz la mezcla según te indique la etiqueta de la leche y asegúrate de que la temperatura esté entre los 35 y 37 grados.

Para alimentarse debe estar recto, con las patas más abajo que la cabeza, de forma que pueda apoyarse como lo haría con su madre.

Frecuencia

Durante las primeras dos semanas se alimentan cada dos horas. Tras las dos primeras semanas, las comida se pueden extender a cada tres y cuatro.

Su higiene

Normalmente la madre lame los genitales de los gatitos para estimularlos a defecar y orinar, es por eso que deberás coger un algodón humedecido en agua tibia y pasarlos por esa zona.

Coloca al gatito acostado de lado y comenzará a hacer sus cosas. Debes hacerlo hasta que el gatito se detenga, de lo contrario puede quedarle algo dentro.

También utilizando un paño húmedo y cálido límpiales el pelaje utilizando pasadas cortas y asegúrate de que está seco al final.

Actualizado el