El fútbol femenino en la actualidad

La gran retransmisión y el éxito del último Mundial de Fútbol Femenino pone de manifiesto el gran crecimiento que ha sufrido este deporte en los últimos años.

Las selecciones femeninas de base vienen pisando fuerte, como se vió en la última copa del Mundo sub 17 celebrada en Uruguay, donde la Selección Española Sub 17 quedó campeona y la Selección Femenina Sub 17 de Uruguay país anfitrión, no pudo pasar de la primera ronda al sumar un único punto.

Explosión del fútbol femenino

Pese a que en Estados Unidos el fútbol femenino ya tenía un gran éxito, en España y el resto del mundo era todo lo contrario. Es más, en nuestro país, hasta el año pasado no era ni profesional (ni en Primera División).

El hecho de que el interés social haya crecido tanto se debe a la implicación de los grandes clubes masculinos y la inversión realizada por grandes empresas.

Esto ha permitido que la calidad de la formación sea mucho mayor y que las jugadoras puedan dedicarse plenamente al fútbol, puesto que muchas jugadoras profesionales tenían que trabajar para poder mantenerse.

La prueba, el último Mundial de Fútbol Femenino, donde la gran afluencia a los estadios y, sobre todo, la alta cobertura televisiva confirman la explosión de éxito de este deporte. Pero no sólo hubo un aumento en los aficionados, también se vió un gran aumento en la calidad demostrada por los diferentes equipos del Mundial. Esto ha provocado que se empiece a desterrar el estereotipo de que es una modalidad menor, llegando a la consideración de que es “sólo fútbol” independientemente de si es masculino o femenino.

El ejemplo de Estados Unidos

La selección de Fútbol de Estados Unidos es, sin lugar a duda, el mejor equipo del Mundo. No sólo por su victoria en la última Copa del Mundo de este año, sino por su primera posición en el ranking FIFA.

Las jugadoras norteamericanas han utilizado sus éxitos (han ganado cuatro mundiales) para quejarse por la gran brecha económica que existe con sus compañeros, los cuales no han ganado ningún mundial y, sin embargo, cobran mucho más que ellas.

Razones del éxito del fútbol femenino en Estados Unidos

Igualdad económica

En Estado Unidos existe, desde 1972, la ley Title IX, en la cual quedaba prohibido realizar una inversión económica mayor en un equipo u otro debido al género en institutos o universidades. Esto posibilitó que el crecimiento deportivo desde la base fuera igualitario entre géneros.

Actualmente, el veinte por ciento de las mujeres de menos de 21 años que practican algún deporte, se dedican a jugar al fútbol. Esto hace que aumente la probabilidad de mujeres que se dediquen al fútbol pero, también que aumente el número de seguidores de este deporte.

Sin embargo, esto no se reduce al fútbol. Entre los Juegos Olímpicos de 1984 y los de 1996 hubo un aumento del 11 por ciento en el número de mujeres, llegando a superar el 50% en los Juegos Olímpicos de Londres.

Cultura y apoyo mediático

Está claro que la igualdad económica es un factor muy importante para este éxito del fútbol femenino. Sin embargo, no es el único. La desmasculinización del fútbol ha sido el otro factor crucial. El poco nivel de los futbolistas masculinos y el hecho de que muchos deportistas se decantaran por el baloncesto o el fútbol americano hizo que el fútbol femenino ganara importancia.

Audiencias televisivas del Mundial de Francia

El éxito de un deporte se basa, en el fondo, en la cantidad de seguidores y gente que lo vea, no sólo en el campo, sino también por televisión. El último mundial alcanzó los mil millones de espectadores en todo el mundo, ostentando el récord de emisión de diferentes países.

En España, Gol consiguió el mejor registro de pantalla en junio gracias al Mundial, llegando a acumular doce millones de espectadores, con una media de casi trescientos mil por encuentro.

Lo que más se vió, el partido de España contra Estados Unidos, el cual superó el millón de espectadores

En Holanda, la final del Mundial que su selección disputó contra Estados Unidos se convirtió en el segundo programa de mayor audiencia de la historia, por detrás de la semifinal del Mundial masculino de 2004.

En Inglaterra, la eliminación de su selección a mano de las norteamericanas fue vista por casi dieciocho millones de espectadores, convirtiéndose en lo más visto del año en el Reino Unido.

Francia, país anfitrión del Mundial, se registraron casi 11 millones de espectadores en los cuartos de final que supusieron el fin de la aventura de la selección gala en su propia Copa del Mundo.

Actualizado el