Facebook, de la universidad a la expansión mundial

Debido a su actual imagen, poca gente recuerda que Facebook empezó a nivel universitario. Años después se ha convertido en la red social con más seguidores del mundo y, gracias a ello, uno de sus fundadores, Mark Zuckerberg, se ha convertido en una de las personas más influyentes (y ricas) del mundo.

Inicios en 2004

Parece que Facebook lleva toda la vida con nosotros, pero no es así. La red social nació en febrero de 2004 de la mano de cinco estudiantes de la Universidad de Harvard: Eduardo Saverin, Andrew McCollum, Dustin Moskovitz, Chris Hughes y Mark Zuckerberg, los cuales crearon TheFacebook.

Esta página nació como un nexo de unión entre los estudiantes de Harvard, donde podían subir sus perfiles e interactuar entre ellos. Un año más tarde estaba presente en más de ochocientas universidades.

Sin embargo, el verdadero inicio de la idea de Facebook siempre ha sido motivo de disputa (y juicios). Según el propio Zuckerberg, todo comenzó un año antes, en 2003, cuando él creó la web Facemash. En esta página, la gente votaba el atractivo de sus compañeros. Zuckerberg llegó, incluso, a hackear el programa de Harvard para conseguir fotos de sus compañeros. Esta página cerró tras una disputa con la universidad sobre los derechos de imágenes, aunque Zuckerberg no fue expulsado de la universidad.

Seis días después del lanzamiento, el resto de supuestos creadores de TheFacebook denunciaron a Zuckerberg porque, supuestamente, les había robado la idea. En 2008 ganaron el juicio y, con ello, 1,2 millones de acciones de la red social.

De 2005 a la actualidad

En 2005 se produce el cambio de nombre de la red social, que pierde el “The”, pasando a llamarse “Facebook” y Sean Paster se convierte en el primer director de Facebook.

Fue en 2009 cuando llegaron la mayoría de cambios de imagen, permitiendo la publicación de enlaces, fotos, vídeos o publicaciones sin acceder a tu perfil.

Sin embargo, Mark Zuckerberg y su compañía no se iban a conformar con su red social, por lo que en 2012, Facebook compró Instagram y, en 2014, WhatsApp.

Hoy en día, Facebook se ha convertido en una máquina de publicidad para las personas. Sin embargo, esto tiene una parte mala, ya que todo se ve en todo el mundo. Los errores ortográficos, las fotos que subimos o las publicaciones con intereses políticos pueden convertirse en un foco de debate en todo el mundo.

Actualizado el