Estructuras de edificación y sostenibilidad

adasd

Cuando pensamos en hacer una vivienda más sostenible siempre pensamos en instalaciones de energía renovable o reducción del consumo. Es decir, todo son medidas una vez finalizada la vivienda. Sin embargo, el desarrollo y construcción de la propia edificación puede convertir a un inmueble en una vivienda sostenible.

Además, dentro de la edificación sostenible también encontramos la rehabilitación y adaptación de edificios existentes, sean o no históricos. En la rehabilitación es fundamental la conservación de la estructura para no generar consumos inútiles en la demolición así como la gestión de los residuos. En ocasiones no es necesario fabricar nuevas si las que ya existen se pueden adaptar y aprovechar. Una rehabilitación estructural más sostenible puede permitir un gran ahorro de energía.

Rehabilitación estructural

Una de las claves más importantes para conseguir una mayor sostenibilidad a la hora de rehabilitar un edificio consiste en reforzar las estructuras que ya existen. Gracias a este sistema aprovecharemos los recursos con los que ya contamos, minimizando los residuos y el gasto en la utilización de nuevos materiales.

Veamos cómo la rehabilitación de estructuras sirve a este propósito:

  • Al conservar una edificación que ya existe evitamos el consumo de recursos y materiales nuevos.
  • Al conservar la edificación evitamos la demolición y no producimos residuos, que sí se generan al demoler la estructura.
  • Si no se realiza la demolición y se mantiene la estructura existente, se logra ahorrar energía en ambos sentidos.

Con el objetivo de conservar la estructura y aprovechar su capacidad, es obligatorio la realización de una evaluación previa de las condiciones de la estructura existente. Una rehabilitación en la que se afecte la estructura debe seguir la pauta de la normativa actual y tener en cuenta las prestaciones plausibles de la estructura del edificio que se va a rehabilitar. Si no se realiza el análisis previo se pueden reemplazar estructuras que sí eran válidas o que se añadan estructuras superpuestas que no han aprovechado la resistencia del antiguo esqueleto.

Rehabilitación sostenible y ahorro de energía

La rehabilitación energética supone una mejora de la eficiencia energética en las viviendas, por lo que se consigue reducir el consumo de energía, así como la contaminación que se produce a nivel doméstico.

Desde la Comisión Europea se han desarrollado una serie de directrices para para promover los edificios de consumo de energía casi nulo.

Este tipo de edificios son inmuebles que, por sus propias características, demandan o tienen un consumo de energía casi nulo. Dentro de estos edificios destaca el uso de materiales sostenibles.

Se consideran materiales sostenibles a los materiales que se usan en este tipo de edificación y que son duraderos, requieren de un mantenimiento mínimo y además dotados con capacidad reciclable, reutilizable y de recuperación.

En materia de sostenibilidad se siguen unas pautas para la selección de materiales:

  • Que se ajusten a un modelo
  • Que procedan de una justa producción
  • Que su precio sea accesible
  • Que sean valorizables
  • Que no contaminen
  • Que consuman poca energía durante su ciclo de vida
  • Que en su entorno tenga un valor cultural
  • Que provengan de fuentes abundantes y renovables
  • Que sean en parte reciclables
  • Que no contengan CFC ni olores
  • Que procedan del lugar más cercano posible al lugar donde se construye la vivienda

Más allá de los materiales, la orientación de la vivienda o el grado de aislamiento permitirá que la temperatura de una vivienda se mantenga más estable, requiriéndose de menos energía para climatizarla.

Actualizado el