¡Conviértete en usuario de Autoconsumo Solar!

autoconsumo solar

¿qué tener en cuenta?

El Autoconsumo fotovoltaico permite a cualquier persona o empresa producir y consumir su propia energía, es decir, autoabastecerse gracias a la Energía Solar.

Estos sistemas de autoabastecimiento se utilizan en mayor medida con la implantación de sistemas de autoconsumo fotovoltaico en nuestras residencias, negocios o propiedades agropecuarias a través de una instalación de paneles solares.

La nueva normativa de autoconsumo solar ha simplificado y reducido la cantidad y complejidad de trámites para realizar una instalación de autoconsumo fotovoltaico:

  1. Estudio de viabilidad que analice las posibilidades de nuestro edificio y el presupuesto que nos va a costar la instalación.
  2. Trámites administrativos que dependiendo de la ubicación y la tipología podrán ser licencias de obra o autorizaciones administrativas.
  3. Realización de la instalación.
  4. Registrarla en la comunidad autónoma a la que pertenezca y notificarlo a la distribuidora correspondiente.

Pero, como sabemos que cambiar la energía convencional por este tipo de energía no es una decisión fácil de tomar, te indicamos a continuación una serie de pasos para que la toma de decisiones sea más sencilla:

Conoce el tema:

¿Sabes que es el Autoconsumo? ¿Sabes que son los paneles solares? ¿Conoces las diferentes formas de autoconsumo, con compensación o sin compensación?

Lo primero que debes hacer es investigar sobre el tema o preguntarle a un profesional. Estar informado sobre los cambios, normativas, subvenciones… es la mejor forma de entrar a formar parte de cualquier cambio. Si quieres saber más sobre las diferentes formas de autoconsumo pincha aquí, nosotros te lo contamos.

Viabilidad económica

Una vez que sepas que es el autoconsumo y cómo es una instalación de autoconsumo tienes que, como en cualquier proyecto de negocio, estudiar la viabilidad económica del mismo. De esta manera podrás saber realmente cuanto vas a invertir y cuanto te vas a ahorrar:

En la actualidad, un sistema de 3KW puede cubrir las necesidades básicas de iluminación y consumo de un hogar de 4 miembros y una superficie de 70Km2.

La amortización real de una instalación se encuentra entre los 6 y los 10 años, pero todo depende de la potencia instalada y del uso que se haga de la energía obtenida. Pero tras la amortización de la inversión inicial, el ahorro en la factura eléctrica es muy notable mes a mes. Además, existen líneas de ayuda y beneficios fiscales que reducen el tiempo de amortización de la inversión.

Características de tu vivienda

Uno de los primeros puntos a tener en cuenta es si tu residencia es apta para una instalación de autoconsumo fotovoltaico. ¿Dispones del espacio necesario? Tejado, cubiertas, jardín… y ¿las características de ubicación son las óptimas?, ¿La casa está orientada al sol?

Si las respuestas a las preguntas anteriores son negativas, no te preocupes, según la nueva normativa las instalaciones de autoconsumo no tienen por qué estar conectadas en el edificio donde residimos, pueden estar ubicadas en un espacio cercano al mismo.

Una vez encontrado un espacio recomendable para ubicar los paneles, puedes concentrarte en los próximos pasos y contactar con una empresa especializada.

¿Cuánta energía necesito?

Cuanto más se aproveche la energía generada por la instalación, mayor será el ahorro y más rápida será la amortización. Sin embargo puede existir la posibilidad de almacenar los excedentes de la energía cuando se genera más de lo que se consume y almacenarlo en baterías para gastarlo en horas durante las que no haya sol, por la noche, por ejemplo. Para esto hay diferentes casos:

  • Baterías: Podemos optar por la instalación de baterías para almacenar la energía sobrante que no gastamos durante las horas de energía solar y gastarla cuando esta sea insuficiente. Esto permite un mayor aprovechamiento de la energía solar pero implica una mayor inversión.
  • Para instalaciones menores de 100KW se puede optar por la opción de compensación de excedentes a red eléctrica. Esto significa que la energía sobrante que genera tu instalación fotovoltaica, en lugar de ser almacenada en baterías para su posterior uso, es volcada en el sistema de red eléctrica bajo un sistema tarifario regulado, con lo que el usuario será compensado económicamente en su factura eléctrica.
  • Por último, si prevemos que la energía sobrante va a ser mucha (instalaciones de más de 100KW), se puede optar por la modalidad de autoconsumo con excedentes sin compensación simplificada. Esto permite al consumidor vender todos los excedentes sin tener un límite de energía mensual, sin embargo también supone darse de alta como productor de energía y hacer frente a los trámites fiscales que esto conlleva.

Esta es una pregunta difícil de contestar, por lo que en primer lugar, recomendamos que se consulte con un profesional para estar lo mejor asesorados posible.

[Si necesitas asesoramiento pincha aquí]

Actualizado el