Consumo de carne y sostenibilidad

Seguramente sea el tema de mayor actualidad en el mundo de la sostenibilidad y la contaminación. Se ha llegado a la conclusión de que el consumo cárnico implica un alto grado de contaminación, por lo que muchas agrupaciones están a favor de dejar de consumir carne o, por lo menos, reducir su consumo. Sin embargo, mucha de la información acerca de este hecho no deja de ser poco fiable.

Informe de la Organización de las Naciones Unidas

Según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero genera casi un veinte por ciento más de CO2 que el sector del transporte. También es una de las principales causas del calentamiento del planeta, la degradación de las tierras, la contaminación atmosférica y del agua, y la pérdida de biodiversidad.

En dicho informe se sumaron las emisiones producidas a lo largo de la cadena de productos cárnicos, desde la producción de piensos, pasando por la producción animal, hasta el CO2 que se libera durante la elaboración y el transporte de los productos animales.

Según los resultados de este informe, el sector ganadero es responsable de casi el diez por ciento del dióxido de carbono que procede de las actividades humanas, pero produce un porcentaje mucho más elevado de los gases de efecto invernadero más perjudiciales. Genera el 65% del óxido nitroso de origen humano, cuyo potencial de calentamiento global es casi trescientas veces mayor que el del dióxido de carbono. La gran mayoría de este gas procede del estiércol. Y también es responsable del 37% de todo el metano producido por la actividad humana que se origina en su mayor parte en el sistema digestivo de los rumiantes, y del 64% del amoniaco, que contribuye de forma significativa a la lluvia ácida.

Problemas con la Tierra

El informe indica que la ganadería usa en la actualidad el 30% de la superficie terrestre del planeta, que en su mayor parte son pastizales, pero que ocupa también un 33% de toda la superficie cultivable, destinada a producir forraje.

La tala de bosques para crear pastos es una de las principales causas de la deforestación, en especial en Latinoamérica, donde el 70% de los bosques que han desaparecido en el Amazonas se han destinado a pastizales.

Problemas con el agua

La actividad ganadera figura entre los sectores más perjudiciales para los recursos hídricos de nuestro planeta, ya que contribuye, entre otras cosas, a la contaminación del agua y la destrucción de los arrecifes de coral.

El ganado de vacas o cerdos contribuye diez veces más a la contaminación del agua en comparación con la contaminación del hombre y tres veces más que la contaminación de la industria del aceite, carbón, acero y manufacturas combinada.

El sobrepastoreo afecta al ciclo del agua, e impide que se renueven los recursos hídricos tanto de superficie como subterráneos.

Problemas con la biodiversidad

El número de animales producidos para consumo humano también representa un peligro para la biodiversidad de la Tierra. El ganado constituye un 20% del total de la biomasa animal terrestre, y la superficie que ocupa hoy en día, antes era hábitat de especies silvestres.

Actualizado el