Consejos para cuidar un implante dental


Los implantes dentales tienen muchos provechos, puesto que facilitan dientes fijos, autoestima y facilidad al masticar, sin embargo, principalmente, salud oral. De la misma manera que tienen beneficios para nuestra boca, los implantes pueden padecer complicaciones serias a medio y largo plazo si no llevas a cabo unas recomendaciones acerca de los cuidados básicos por parte del equipo capacitado para ello después de su ubicación.

El inconveniente principal que puede ocasionar un implante dental es la infección crónica de la encía y el hueso que los envuelve, distinguida como periimplantitis. Esta infección suele ser indolora y por lo cual la persona no es conocedora de que existe. El responsable de esta infección son las bacterias patógenas que hay en la boca y que se van almacenando en torno a la capa que sostiene el implante (encía y hueso) logrando originar la pérdida del mismo.

La higiene bucodental y las consultas organizadas al odontólogo son fundamentales para evitar el peligro de dolencias de la boca como las caries, la gingivitis o la periodontitis. En la coyuntura de las personas con implantes, la higiene adopta un papel decisivo en el logro del proceso a largo tiempo.

Para esquivar estas complicaciones, te damos unas simples recomendaciones para la ayuda y asistencia de tus implantes dentales:

El cepillado dental: Necesario y obligatorio

Lo primordial y más relevante es que te cepilles los dientes posteriormente después de cada comida. Sin embargo, ¿de qué modo y con qué?

Es aconsejable el empleo de cepillos de resistencia media, tanto si usas un cepillo manual o eléctrico. No ignores cepillarte la lengua, ya que es un almacenamiento de bacterias.

La limpieza bucal debe ser cuidadosa y meticulosa para obviar que puedan quedar sobrante de alimentos y por lo cual tener dificultades como la halitosis o gingivitis/ periodontitis. Para impedirlo, te aconsejamos finalizar tu higiene empleando otros complementos. En el caso de los implantes dentales hay cepillos específicos que facilitan llegar a todos los lugares.

Presta atención a los huecos entre dientes:

El hilo dental te facilita quitar la placa bacteriana que pueda mostrarse entre los dientes, zonas donde no alcanza el cepillo. En el caso de que sólo puedas usarlo una vez al día, te aconsejamos que lo realices por la noche.

Los cepillos interproximales son perfectos para aquellas personas con espacios extensos entre diente y diente, o en el caso de personas que tengan ortodoncia. Si al usarlo percibes que no entra bien no lo presiones, tal vez debas utilizar uno con un diámetro más reducido.

Omite el tabaco:

.No solo puede ensuciar los dientes, sino que puede causar una reducción en el procedimiento de adhesión del implante en el hueso y una carencia de la cualidad de protección de la encía frente a las bacterias.

Está comprobado que fumar aumenta entre 4 y 6 veces las probabilidades de estropear hueso en torno de los implantes.

Acude a tu dentista:

Finalmente, considera realizarte una revisión periódica. Acude a tu dentista dos veces al año si tienes implantes y has padecido complicaciones en las encías. Si tienes buena salud bucal, sigues adecuadamente las sugerencias de higiene y si no tienes problemas de encías ni fumas, la consulta puede llevarse a cabo una vez al año.

Desde www.biosdental.es confiamos que estas sugerencias acerca de cómo proteger los implantes dentales te cooperen para impedir dificultades en un futuro y puedas disfrutar de tus implantes mucho tiempo.

Actualizado el