Consejos para un garaje limpio y ordenado

Limpieza

El garaje es el lugar donde aparcas el coche, la moto, la bicicleta, pero también un lugar donde guardas todo lo que no se usa todos los días: cajas de juguetes, material deportivo, revistas viejas...

Además, si se está cómodo, se puede tener un espacio de trabajo en el garaje y almacenar herramientas y utensilios. Con tantas cosas diferentes, es difícil mantener el garaje limpio y ordenado. Las mayorías de las personas contratan un buen servicio de pulidos de suelos para este finalizar el trabajo de limpieza de garajes.

Vaciar el garaje de vez en cuando

La mejor solución es sacar todo del garaje: una vez fuera, clasificar lo que ya no se usa, ver lo que se puede dar o vender y lo que se quiere conservar. Se puede intentar consultar si realmente se está usando los artículos, si vale la pena conservarlos, si tienen un valor sentimental o económico.

Porque si han aterrizado en el garaje, probablemente son objetos que no se usan tanto. Tal vez incluso se ha olvidado que existen.

Limpiar las paredes

Al igual que el interior de una vivienda, las paredes del garaje deben ser limpiadas de vez en cuando para eliminar no sólo el polvo y la suciedad, sino también los insectos o arañas que puedan haberse asentado allí.

Si se pueden limpiar, se puede utilizar un producto de limpieza y las superficies con un paño. Si están pintadas, se debe recordar de repintarlas de vez en cuando para desinfectarlas.

Lavar el suelo con regularidad

Es importante limpiar el suelo con suficiente frecuencia. Si se aparca el coche o moto en el garaje, también se tendrá que quitar el aceite y el polvo que pueda haber quedado en el suelo. Sin embargo, si no se aparca un vehículo en el interior, se puede encontrar hojas, arena y polvo que se tendrá que quitar con frecuencia.

También se puede comprobar que no haya visitantes escondidos entre los muebles como ratas, ratones, nutrias, lirones, o incluso hormigas. Si este es el caso, contacta con una compañía especializada en control de plagas.

Después de barrer, usa agua y un desinfectante y producto de limpieza que permita desinfectar el garaje y garantizar la higiene. Se puede usar un dispositivo que envía un chorro de agua caliente a presión, o puedes usar una fregona y un cubo. Si queda algún aceite o grasa en el vehículo, es aconsejable utilizar un producto específico o contactar a empresas de limpieza de garajes.

Para que el suelo del garaje tenga el mejor aspecto, ya sea un suelo de hormigón, un suelo de hormigón pulido o un suelo de cemento, necesita una limpieza a fondo y un mantenimiento adecuado más a menudo de lo que se piensa.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo proteger y limpiar adecuadamente el suelo de hormigón o cemento de su garaje.

Eliminar las manchas

Para eliminar eficazmente las manchas incrustadas en el suelo del garaje, hay varios métodos de limpieza naturales que requieren productos simples que se tienen en casa.

  • Las manchas de aceite en los suelos de hormigón pueden eliminarse restregando con un cepillo de cerdas duras empapado en agua y rociado con bicarbonato de sodio. Recuerda enjuagar bien con agua. Esto se puede repetir hasta que las manchas hayan desaparecido por completo.
  • También se puede verter un limpiador especial de motores en el suelo del garaje de hormigón o asfalto y rociarlo con arena para gatos. Se deja actuar por unas horas, luego se puede barrer la superficie con una escoba antes de enjuagar el suelo con una máquina a presión y cepillar enérgicamente.
  • Espolvorear harina sobre las manchas y dejar que el producto funcione es otra forma efectiva de eliminar las manchas.
  • Los productos desengrasantes específicos y suaves también dan excelentes resultados.
  • Algunos productos fuertes no deben usarse para limpiar los pisos de los garajes de concreto o cemento. Un jabón casero normal, por ejemplo, podría convertir el suelo en una pista de hielo y dejar un residuo brumoso que empañaría el acabado del suelo con el tiempo.
  • Los productos como el amoníaco, las lejías, el ácido y otros productos químicos se deben evitar ya que el hormigón no tolera este tipo de productos y con el tiempo desgastarán el acabado del suelo.
Actualizado el