Cómo se fabrica el hielo

Seguramente nunca te has planteado cómo se fabrica el hielo que se comercializa para uso no industrial. Los fabricantes de hielo se pueden dividir según el tipo de hielo que produzca. Por un lado está el hielo en bloques, escamas, placas, tubos o fundente; y por otro, el hielo seco o húmedo. EL hielo seco se produce por desprendimiento del hielo durante el proceso que lo enfría, mientras que el húmedo se fabrica por desescarchado, mediante el cual se derrite parcialmente el hielo que está en contacto con la superficie que enfría.

Se han llegado a crear vasos de hielo e, incluso, se han abierto bares totalmente hechos con hielo.

Hielo en escamas

Es un hielo seco que está subenfriado en pequeños trozos planos.

Se obtiene rociando con agua una superficie refrigerada con forma de tambor. Este agua se congela y forma capas de hielo que son retiradas con una cuchilla produciendo esquirlas que caen del tambor a un lugar donde se almacenan.

El hielo fragmentado es una vertiente de este hielo. Éste se produce mediante la introducción de agua en un cilindro con un serpentín de evaporación. El agua se congela y, mediante un tornillo, el hielo es empujado fuera.

Este tipo de hielo se usa a nivel industrial tanto para las cárnicas como la química o farmacéutica.

Hielo en bloques

Se llenan moldes con agua y se introducen en salmuera refrigerada con una temperatura bastante más baja que la de congelación del agua. Para ello se suele usar cloruro sódico.

Si el hielo se congela muy rápido se vuelve quebradizo por lo que se suele hacer que tarde entre ocho y veinticuatro horas en congelarse.

Se suele usar en conserva o enfriamiento de líquidos en botellas.

Hielo en placas

Se crea en una de las caras de una placa vertical refrigerada y se va a desprender mediante descarchado, haciendo correr agua por la otra cara de esa placa.

Funciona con un temporizador.

Actualizado el