Cómo ahorrar en los diferentes aspectos de tu vida

El verano y las vacaciones suele ser una época de grandes éxitos. El duro trabajo del año hace que nos demos más de un capricho en esta época. Una vez terminadas estas vacaciones nos toca hacer frente a la temida vuelta al cole. El hecho de que ambas cosas se junten hace que tengamos que empezar a ahorrar para poder hacer frente a estos gastos y, además, ir adelantándose a la fatídica (en cuanto a gastos) Navidad.

Presupuesto mensual

Muchas veces gastamos de más porque no tenemos controlado aquello en lo que vamos a gastar y no sabemos de qué dinero disponemos.

Establece, a principio de mes, todos los gastos fijos que tienes: facturas, alquiler, transporte, comida, créditos…. Una vez que tengas ese presupuesto, fija una cantidad para ahorrar y cámbiala de cuenta antes de empezar a gastar. Es importante que ahorres antes de empezar a gastar.

Lo que te quede tras el ahorro y los gastos, será de lo que dispones para “ocio” ese mes.

Evita los gastos extra

El café del bar o el sandwich a media tarde son gastos extra. Es más económico que te lleves el café y la merienda de casa.

El día de antes planifica aquello que necesitas para ir a trabajar y llévatelo de casa.

Compra fuera de temporada

Intenta no comprar las cosas nada más salir al mercado. Hay cosas que, al pasar un poco de tiempo, bajan los precios y siguen estando de moda.

Esto está muy presente en los aparatos electrónicos.

Comparar facturas

Tras el alquiler o la hipoteca, la gran parte de nuestro gasto mensual se debe a las diferentes facturas del hogar.

Ya sea la factura de energía (luz o gas), agua, o teléfono. Muchas veces pagamos estas facturas sin verificar si son de las compañías más económicas.

Una buena comparativa de estas facturas (Excepto la del agua, que sólo hay una posibilidad) nos puede acarrear un ahorro de hasta ochenta o cien euros al mes.

Anota todo lo que gastas y comparte gastos

Esto te permitirá saber en qué gastas y ser más consciente. Te permitirá, tmbién, controlarte más a la hora de gastar.

Otra de las cosas que puedes hacer es unirte a amigos o familia en algunos gastos como puede ser la cuenta de Netflix, Spotify o de teléfono y televisión.

En casa, gasta menos

No nos referimos a dinero, sino a cosas como agua, gas o electricidad.

Poner una botella en la cisterna del inodoro, poner la lavadora con agua fría, apagar los aparatos que no uses y no usar el stand by son pequeñas tareas muy fáciles de realizar y que puede hacer que gastemos menos.

Usa dinero en efectivo

De esta forma, si se te gasta no te podrás comprar cosas que no necesites o cosas que, una vez que te lo has pensado, no necesitas realmente.

Si siempre llevas la tarjeta encima tendrás la posibilidad de comprarte todo lo que te apetezca sin pensarlo.

Ahorra comprando marcas blancas

Esto puede hacer que tus gastos se reduzcan en un 55% en la compra, uno de los mayores gastos de las familias.

Además, muchas veces las marcas blancas son de la misma productora que tus marcas favoritas, pero con diferente envoltorio.

Actualizado el