Cobertura médica para tu gato

Un gato es un ser vivo y, como tal, puede enfermar. Por ello, es importante tener una buena cobertura médica para tu gato y, así, evitarte algún susto económico si tienes que visitar al veterinario.

Ante todo, para evitar problemas, dale a tu mascota una alimentación sana, intenta darle comida casera y, en la medida de lo posible, evita la leche. Aunque parezca mentira por lo que se ve en la televisión, la leche puede causarle problemas de salud a tu gato.

Es importante que tu gato haga ejercicio y le prestes atención. Más allá de la importancia de un buen cuidado, es posible que tu mascota requiera de asistencia o que tú, como propietario, necesites apoyo.

Coberturas de mascotas

Existen diferentes tipos de pólizas para mascotas que pueden dividirse en:

  • Responsabilidad Civil (RC): daños que ocasione a terceros.
  • RC y Accidentes: cubre, también, los gastos derivados de un accidente.
  • RC, Accidentes y Veterinario: añade costes de la asistencia veterinaria
  • Asistencia a mascotas: facilita la gestión de servicios y poder recibir información

Al no ser obligatoria la contratación de un seguro para tu gato, la elección depende íntegramente del propietario.

Garantías para el propietario

Una de las razones que llevan a los dueños de gatos a contratar un seguro médico es su propia tranquilidad ante cualquier problema de salud.

  • Responsabilidad Civil del gato: Esta cobertura se haría cargo de las lesiones que el gato cause a terceros.
  • Robo y extravío de la mascota: también incluyen el fallecimiento, gracias a la cual recibirás una indemnización equivalente al valor de tu mascota. Se puede dar por accidente o enfermedad. El valor se fija según el mercado, aunque suele existir un máximo (igual que en el robo). Si se produce un extravío, el dueño puede recibir un reembolso de los gastos utilizados en localizarlo.
  • Defensa jurídica del tomador del seguro: para reclamar a un tercero por los daños y perjuicios que se han causado al propio gato
  • Asistencia telefónica: asesoramiento sobre cualquier aspecto relacionado con el gato.

Coberturas para el gato

Asistencia veterinaria

Por si sufre un accidente o enfermedad. Puede incluir vacunas, exploraciones, radiografías, análisis, intervenciones quirúrgicas, curas, cuidados post-operatorios o castración preventiva.

Disponen de un cuadro médico que garantiza la correcta asistencia a los asegurados.

Otros servicios

Existen polizas con servicios como guarderías, recogida y transporte o comida a domicilio si enferma.

¿Qué gatos pueden ser asegurados?

Tienen que tener, mínimo, tres meses. Hay compañías que sólo permiten contratar esta asistencia hasta los 7 años e, incluso, las hay que no admiten la renovación más allá de los nueve años.

Deben estar censados e identificados con un microchip y cumplir con el calendario oficial de vacunaciones. Las vacunas necesarias son: rinotraqueitis, calicivirus, panleucopenia felina y leucemia felina, aunque en cada momento se pueden añadir aquellas dictaminadas por la autoridad sanitaria.

Actualizado el