Coaching inmobiliario

Coaching

Que un agente inmobiliario esté motivado es básico a la hora de que realice de manera correcta su trabajo. Una manera de que tus trabajadores estén motivados y desarrollen su trabajo de la mejor manera posible es el coaching inmobiliario.

Coaching para inmobiliarias

El proceso de coaching para inmobiliarias sigue los siguientes pasos:

  • Observar: La amplitud de miras para la observación de nuevos puntos de vista es fundamental. Así el receptor del proceso de coaching podrá elegir entre distintas soluciones.
  • Toma de conciencia: Como resultado de la observación, surge la toma de conciencia. El entrenador ayuda al alumno a ser consciente de las consecuencias de las elecciones que se le presentan.
  • Determinación de objetivos: Parte fundamental del proceso es el adecuado diseño de objetivos que servirán de guía.
  • Actuación: Una vez determinados los objetivos, se deben elegir las acciones a poner en marcha para su consecución. La misión del coaching es elegir aquellas acciones que potencien las capacidades del pupilo.
  • Medición de resultados: Como todo proceso de entrenamiento, el coaching está orientado a resultados. Por lo que es necesaria una medición constante tanto de procesos como de objetivos.

¿Qué es y qué no es el coaching inmobiliario?

Hay que decir que el coaching no tiene que ver con la autoayuda. En este sentido, el coaching se orienta al desarrollo de capacidades dentro de un entorno laboral y no personal.

Gracias al coaching, los trabajadores desarrollan un conocimiento profundo de sus habilidades y de los medios para lograr los objetivos.

El profesional del coaching debe estar formado específicamente para inmobiliarias, puesto que este sector posee características propias y bien diferenciadas de otros sectores profesionales.

Habilidades a desarrollar gracias con un coach inmobiliario

Iniciativa

Existen dos tipos de personas, las que se achantan ante los problemas, o las que se crecen. En el sector inmobiliario es básico ser de este último tipo, debido a que existen muchas circunstancias relacionadas con la compraventa de una vivienda y donde el precio de las transacciones con frecuencia supone un enorme desembolso.

Es característico de las personas optimistas ser al mismo tiempo proactivas, puesto que ven soluciones donde otros sólo ven problemas. Al mismo tiempo, los optimistas y proactivos suelen tener una característica poco común: el empuje.

Planificación

En un mercado como el nuestro la desorganización es la muerte. La falta de previsión acumula tareas, produce retrasos y afecta directamente a la calidad del servicio que ofrecemos como profesionales.

Por eso, en un proceso de coaching inmobiliario aprenderás a marcar objetivos y diseñar acciones, o lo que es lo mismo, a planificar los pasos que te permitirán alcanzar los objetivos.

Adaptabilidad

Ni que decir tiene que un agente inmobiliario debe ser capaz de adaptarse a la realidad de un mercado que cambia de manera constante.

Sociabilidad

El trato con los clientes es algo común en este mercado, por lo que un buen agente debe ser sociable.

Honestidad

La información en el mercado inmobiliario circula por todos lados, por lo que los agentes deben ser honestos.

También se debe ser objetivo, mucha gente se “quejará” del precio de venta o compra de una vivienda, por lo que deberemos ser honestos y que entiendan que es el precio adecuado.

Trabajo en equipo

Otra de las habilidades que podrías detectar en un proceso de coaching inmobiliario es la falta de trabajo en equipo. Es una característica que se debe potenciar al máximo en el mundo inmobiliario.

Actualizado el