Beneficios de tener animales en casa mientras crece tu bebé

Mucha gente cree que es perjudicial para un bebé que en la vivienda convivan con él cualquier tipo de animal. Sin embargo, que haya animales cerca de tu hijo mientras crece tiene una serie de beneficios. Si bien es cierto que hay que seguir una serie de pasos y cuidados cuando tu hijo esté cerca de un animal.

Estimulación sensorial

Los bebés están muy interesados en explorar e investigar el mundo, y los animales suponen toda una fuente de estímulos.

De este modo, la agilidad se potencia en los intentos del bebé por seguir visualmente al principio, y moviéndose después, a su mascota. Además, descubre nuevas texturas en el cuerpo de tu mascota.

Afectividad y empatía

Los animales son muy sensibles hacia los bebés, ya que saben que es un ser más frágil e indefenso. Así, los bebés aprenden a recibir y a dar cariño a las mascotas.

Además, distintos estudios avalan que los pequeños que crecen con perros y gatos son más compasivos y poseen una mayor inteligencia emocional.

Autoestima

Cuando los padres hacen partícipes a los niños y bebés del cuidado de las mascotas, los pequeños se sienten más capaces y competentes, reforzando su autoestima. Así, el hecho de estar al cuidado de una mascota proporciona al niño un gran sentido de la responsabilidad.

Salud

Los animales contribuyen a que los bebés desarrollen un sistema inmunológico más fuerte. En este sentido, un estudio de una universidad finlandesa demostró que, cuando convivían con un animal, los niños eran un treinta por ciento menos propensos a tener enfermedades como tos, fiebre o rinitis. La probabilidad de que desarrollaran una infección de oído se reducía a la mitad.

Desarrollo del lenguaje y desarrollo cognitivo

El hecho de que padres, madres y cuidadores hablen al bebé tendrá un impacto muy positivo, tanto en su desarrollo cognitivo como en la adquisición del lenguaje.

Cuando animales y bebés crecen juntos, la comunicación entre ellos es constante y sumamente enriquecedora. Diferentes estudios afirman que la compañía de una mascota facilita la adquisición del lenguaje y potencia la habilidad futura del bebé en el campo de la comunicación.

Los niños muy pequeños extraen mucha información de la realidad jugando e interactuando con los animales.

Sociabilidad

Los animales suponen una forma de experimentar el mundo físico y social, ya que responden a sus primeras verbalizaciones, así como a sus expresiones corporales, movimientos y al tacto.

Familia

Con el tiempo, los bebés observan cómo hay cosas que cambian sin cesar, mientras que otras permanecen. Las personas, la familia, son los puntos de apoyo más sólidos en la vida de los pequeños. Y es dentro de esta familia donde los niños sitúan a los animales. Son fuente de seguridad y complicidad para los pequeños.

Las mejores mascotas

Perros

Los niños los adoran y además son muy sociables, fáciles de adiestrar y pueden aprender trucos con rapidez, algo que los pequeños adorarán. Lo ideal es que escojáis un perro grande ya que las razas pequeñas suelen ser más débiles y huyen de los niños por temor a que les hagan daño.

Gatos

Por naturaleza, los gatos suelen ser más independientes que los perros pero esto no significa que no sean cariñosos y que no busquen la compañía de sus dueños. Eso sí, requieren un tratamiento más cuidadoso.

Conejos

Los conejos se han puesto muy de moda como animales de compañía. Es cierto que no son tan expresivos como los gatos y los perros pero saben cómo relacionarse con las personas y también pueden llegar a ser muy cariñosos.

Peces

Hay gran cantidad de peces de especies diferentes con una gran variedad de colores, formas y tamaños, por lo que podéis escoger el que más le guste al niño.

Hámster

Son muy divertidos, saben cómo relacionarse con las personas y pueden aprender algunos trucos que los niños adorarán.

Actualizado el