¿Qué aparatos puedo usar para navegar en un barco?

Navegación para barcos
Navegación para barcos

Hace años, la única forma de moverse por carretera era usando un mapa. Con la llegada de las nuevas tecnologías llegaron los dispositivos GPS que, más tarde, ya venían integrados en el cuadro de mandos del vehículo.

De la misma manera que, en el mundo de los coches, los sistemas de navegación han ido mejorando, en el mundo naútico hemos pasado de la veleta al GPS o los novedoso sistemas AIS.

Veleta y anemómetro

Una veleta es un dispositivo giratorio que está formado por una placa que gira libremente, un señalador que indica la dirección del viento y una cruz horizontal que indica los puntos cardinales.

Por otro lado, un anemómetro es un aparato meteorológico usado para medir la velocidad del viento y así ayudar en la predicción del tiempo. Es también uno de los instrumentos básicos en el vuelo de aeronaves más pesadas que el aire.

Para medir los cambios repentinos de la velocidad del viento, especialmente en las turbulencias, se recurre al anemómetro de filamento caliente, que consiste en un hilo de platino o níquel calentado eléctricamente: la acción del viento tiene por efecto enfriarlo y hace variar así su resistencia; por consiguiente, la corriente que atraviesa el hilo es proporcional a la velocidad del viento.

El GPS

El GPS (Global Position System) proporciona el sistema más rápido y preciso para que los marineros puedan navegar, medir su velocidad y determinar su posición en todo el mundo con mayor seguridad y eficiencia.

En la navegación marítima es importante que el capitán sepa su posición tanto en alta mar como en los puertos y vías de agua de denso tráfico.

Esta necesidad de contar con datos exactos es más importante en las llegadas o salidas del puerto, ya que el tráfico de naves y otros posibles peligros aumenta el riesgo de choques.

El GPS Diferencial o DGPS, proporciona mayor precisión y seguridad de las operaciones marítimas en su zona de cobertura. Muchas naciones ya usan este sistema para las tareas de instalación de boyas, barrido y dragado, lo que permite una mejora en la navegación en los puertos.

La tecnología GPS, unida a programas de sistemas de información geográfica (GI), son claves gestionar y ubicar de forma eficiente los contenedores. Con estos sistemas se pueden automatizar todos los procesos de recoger, transferir y colocar dichos contenedores.

El sistema AIS

La información del sistema anterior se encuentra insertada en un sistema conocido como AIS o Sistema Automático de Identificación. EL AIS, patrocinado por la Organización Marítima Internacional, se emplea en el control del tráfico de buques en las rutas marítimas más transitadas.

Este servicio es muy importante para la navegación y para reforzar la seguridad de puertos y canales navegables al proporcionar a los gobiernos mayor información sobre la ubicación de buques comerciales y su carga.

Este sistema AIS usa frecuencias marítimas de VHF y permite comunicaciones de barco a barco y de barco a tierra, y permite transmitir información relacionada con la identificación del barco, localización geográfica, tipo de buque e información sobre su carga, todo ello de forma totalmente automática y en tiempo real.

Como la posición GPS del barco está insertada en dichas transmisiones, toda la información acerca de su movimiento y cargamento puede pasarse automáticamente a cartas electrónicas, con lo que se eleva de forma significativa la seguridad e integridad de los buques que cuentan con ese sistema.

Existen dos tipos de AIS:

  • Clase A: más pesado y caro. Está formado por diferentes emisores y receptores VHF
  • Clase B: más ligero y barato. Se usa para navegación de recreo.

En el 2002 el convenio SOLAS concerto que todos los buques con un peso superior a 300GT deberían estar equipados con un sistema ASI de clase A.

Funcionamiento del sistema AIS

El sistema AIS emite posición, rumbo y velocidad mediante frecuencias de radio VHF. Una embarcación equipada con receptor y emisor de AIS sirve como estación en alta mar.