Una buena alimentación de cara al verano

El verano no sólo trae consigo el calor y la playa, también suben las reuniones con los amigos en las que solemos comer más. Llevar una buena alimentación en verano nos ayudará a evitar problemas de salud y hacer frente al calor

La cocina de verano, más ligera y refrescante

Cuando pensamos en la comida de verano se nos viene a la cabeza una buena paella valenciana, sin embargo, también pensamos en una buena ensalada, salmorejo o algún batido de frutas. Alimentos refrescantes y ligeros que nos permiten hacer frente al calor.

La llegada del calor hace que aumenten las reuniones con los amigos y las comidas fuera de casa, haciendo que éstas sean más abundantes y pesadas.

En estas comidas se suelen incluir alimentos más calóricos y ricos en grasas e hidratos de carbono. Para compensar, hay que ingerir varias raciones de frutas y verduras, que estimulan el organismo y ayudan a eliminar toxinas, sin olvidar legumbres con las que podemos hacer recetas frías y refrescantes.

Las comidas copiosas influyen en el esfínter esofágico (músculos que comunican el esófago y el estómago). El deterioro de este esfínter puede conllevar problemas digestivos como la acidez gástrica, el reflujo gastroesofágico y el síndrome de intestino irritable.

Por todo ello, de cara al verano, te recomendamos realizar las reuniones con tus amigos en casa y realizar, tú mismo, recetas más saludables.

La paella valencia, la estrella del verano

Pensar en verano y no pensar en paella es imposible. La paella valenciana se ha convertido en la estrella de las terrazas en la playa pero, también de las reuniones con los amigos y familia durante las vacaciones.

En una buena paella valenciana no deben faltar los caracoles, el romero o las alcachofas. Sin embargo, si esto te parece muy pesado, puedes hacer una paella de verduras o añadir algún tipo de pescado ligero (calamares).

Salmorejo y gazpacho

Estas sopas frías son un indispensable durante el verano. Fáciles de hacer y ligeras y frescas, son un éxito asegurado.

Pese a que ambas se basan en el tomate, existen algunas diferencias que harán que te decantes por uno u otro. La principal diferencia es que al gazpacho se le añade agua. El salmorejo utiliza sólo tomate mientras que el gazpacho añade otras verduras como el pepino y el pimiento. Asimismo, el salmorejo es mucho más espeso ya que se utiliza más pan en su elaboración.

Ensaladas

No sólo por ser una comida fresca y ligera, sino también por la cantidad de posibilidades que nos dan, las ensaladas se convierten en una comida repetitiva en verano.

Existen tantas recetas de ensaladas que podríamos estar todo el verano comiendo y no repetiríamos.

Además, las ensaladas de verano nos permiten consumir alimentos como el arroz o las legumbres que, de otra manera, no sabríamos cómo ingerir durante los meses de calor.

Smoothies

En verano solemos ingerir más alimentos poco saludables como los batidos o los helados. El frescor que nos proporcionan hace que nos olvidemos de la cantidad de calorías y grasas que incluyen.

Sin embargo, la fruta y los smoothies nos darán el mismo frescor pero de forma mucho más saludables.

Los podemos tomar de postre o bien como una merienda refrescante y totalmente sana.

Actualizado el