La alimentación del bebé

La llegada de un bebé viene asociada con muchas dudas y preguntas sobre su cuidado y crecimiento (y mucho más si es el primero). Uno de los aspectos que más dudas acarrea es la alimentación. Si bien es cierto que en los primeros seis meses lo más adecuado es la leche materna ya que previene de infecciones y enfermedades. Sin embargo, pasados los seis meses podemos empezar a darle alimentos “sólidos”.

¿Cómo alimentar al bebé de los seis a los ocho meses de edad?

La alimentación a los seis meses

A partir de los seis meses tu bebé ya puede empezar con otro tipo de alimentación. Si bien su alimentación básica y nutricional seguirá dependiendo de la leche, los alimentos semisólidos que le demos le enseñarán a alimentarse de otra forma.

Lo importante de la alimentación en esta época no es sólo la parte nutricional, sino también que el niño aprenda hábitos de comida saludable. Si le enseñamos bien en esta época podremos ir con él a cualquier bar o restaurante a comer.

  • En esta etapa, podemos comenzar a darle:
  • Purés de verdura
  • Cereales
  • Purés de frutas: La fruta puede ser natural o cocida tipo compota, ya que aportan vitaminas, proteínas, minerales y fibras.

Aspectos importantes

Horario: El horario lo decidís vosotros. Si bien en sus primeros meses es el bebé el que “pide” comer, con el paso del tiempo aprende a habituarse a un horario. Es importante que la comida sea un momento de relajación.

La alimentación a los siete meses

En esta etapa, podemos comenzar a darle:

  • Postres tipo flan en lugar de la fruta
  • Verduras de hoja verde
  • Polenta y sémola
  • Arroz hecho papilla para que no se atragante
  • Proteínas cárnicas perfectamente cocidas
  • Hígado, que es una importante fuente de hierro y proteínas

La alimentación a los ocho meses

En esta época se incorpora la segunda comida semisólida del día. Si la primera era la comida, esta será la cena, o al revés.

Empezamos a acostumbrar al bebé a dos comidas fuertes al día.

Las alergias durante el primer año de vida

Hay determinados alimentos que no son recomendables durante el primer año de vida debido a que es muy posible que tu hijo desarrolle una alergia a ese alimento.

Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Huevos (se aconseja hasta dos por semana, ya sea cocido o pasado por agua)
  • Pescado
  • Chocolate
  • Dulce de leche
  • Frutillas y kiwis (pueden dar alergias cutáneas)
  • Frutos secos
Actualizado el