Acoger gato de la calle

Es probable que te estés planteando adoptar un gato por los beneficios que puede llegar a tener para tí. En este caso tienes dos opciones, cogerlo en alguna tienda o protectora o adoptar a algún gato de la calle.

Si vas a adoptar un gato de la calle, o ya lo has hecho, tienes que tomar alguna precaución con él. Te lo contamos a continuación.

Desconfianza

Es fácil que un gato de la calle haya pasado malas experiencias relacionadas con humanos. Esto puede provocar que, al acercarte a ellos, estén alterados.

Puedes ofrecerle comida para ganarte su confianza. Ve poco a poco para que no se asuste y evita gestos o movimientos bruscos y que puedan alterarlo.

Una vez se haya acercado a ti, deja que te huela y que esté un rato rondando, hasta que sea él el que vaya a ti.

Transporte

Si el sitio de donde vas a recoger al gato está lejos de tu casa, coge un transportín para poder llevarle hasta ella.

Bastante va a tener con conocer a alguien nuevo, como para ir viendo a gente si tienes que ir en transporte público. Las emociones, una a una.

Conocer tu casa

Una vez hayáis llegado a tu casa, deja que investigue tranquilamente por todas las habitaciones hasta que esté familiarizado con todas ellas.

Las puertas son un gran cambio para los gatos porque no pueden correr por donde quieran. Intenta que, al principio, tengan todo el espacio necesario para moverse.

Paciencia

Tienes que entender que para él, lo normal es no estar con seres humanos por lo que, los primeros días (o más), estará nervioso, desorientado, se esconderá y huirá del contacto contigo.

Es importante que seas paciente y no le agobies. Si le obligas a estar contigo, tardará más en acostumbrarse a ti. La confianza y el cariño surgirá poco a poco.

Primeros días

Su comida tiene que estar en un sitio al que pueda acceder de forma sencilla. Ve acercándote a él de forma paulatina.

El arenero también debe estar en un sitio accesible y con intimidad. Deberás enseñarle a usarlo.

Al principio, deja que viva donde él elija. Una vez se haya acostumbrado a todo, lleva sus cosas a donde tú habías elegido.

Veterinario

Un gato callejero es más probable que sufra algún tipo de enfermedad. Llévale al veterinario lo antes posible para que evalúe cómo es su estado de salud y que le administre las vacunas necesarias.

Además, el veterinario podrá responder a todas las preguntas y solucionar las dudas que te surjan tras los primeros días con él.

Otros animales en casa

Es probable que, además del gato que acabas de adoptar, tengas alguna otra mascota en tu casa. En este caso, el proceso es el mismo, que se conozcan poco a poco y a su ritmo, pero siempre bajo tu supervisión.

No dejes que se acerque al resto antes de que el veterinario haya comprobado que goza de un buen estado de salud.

Posible dueño

No suele ocurrir pero algunos gatos callejeros tienen dueño. Es posible que el que acojas lo tenga y esté perdido.

Por ello, comprueba bien que no es el caso de tu nueva mascota.

Actualizado el