Zonas infantiles

zonas infantiles

La situación que vivimos en la actualidad nos ha hecho ver lo bueno que es tener una zona exterior o jardín donde poder pasar el rato y, sobre todo, donde los niños puedan jugar.

Niños entrando y saliendo de casa, juguetes esparcidos por todas partes, desorden y caos... son cosas que pueden ocurrir si tenemos una zona exterior, pero no la tenemos bien organizada.

Veamos qué podemos instalar en una zona infantil y cuáles son los beneficios de tener este tipo de lugares en nuestra vivienda.

¿Qué podemos instalar en una zona infantil?

Arenero

Los areneros son algo que encanta a los niños desde muy pequeños. Instalar algo tan básico como un cajón de madera y llenarlo de arena conseguirá que tu hijo tenga un lugar donde pasar horas jugando con cubos y palas.

Además, al ser de madera, puedes instalar otros muebles como mesas y baúles que hagan juego.

Caseta de madera

Ya sea en forma de casa, de tipi indio, de iglú… cualquier forma es buena y puedes elegir la que más le guste a los más pequeños. Además de tener una zona donde inventar mil aventuras, tendrás un espacio donde guardar los juguetes de tus hijos y que no estén sueltos en el jardín, o dentro de la casa.

Un parque de aventuras

Una de las mejores cosas de tener un jardín, es que puedes hacer ejercicio al aire libre. Si bien a los adultos nos gusta hacer ejercicio sin más, los niños suelen necesitar algún empujón para practicarlo.

Instalar un parque de aventuras con diferentes obstáculos hará que tus hijos hagan ejercicio de forma divertida y sin darse cuenta.

Columpios

Otra cosa que le encantan a los niños. Puedes instalar un columpio o una hamaca balancín donde pasar el rato o echarte la siesta.

Beneficios de las zonas infantiles

Combaten el sedentarismo y la obesidad infantil

Todos hemos oído los alarmantes datos de obesidad infantil en España y de la cantidad de horas diarias que acumulan los niños sentados frente a videojuegos o viendo la televisión. Tener una zona donde jugar o hacer ejercicio al aire libre combatirá estas situaciones.

Estimulan el desarrollo físico y emocional de los niños

Los juegos al aire libre desarrollan la creatividad de los niños y fortalecen su seguridad, permitiendo que los más pequeños exploren, se muevan y comiencen a conocer más de cerca el mundo que les rodea.

Ayudan a socializarse y generan compañerismo

El juego al aire libre, el contacto con la naturaleza, el aire fresco y la luz solar, ayuda a los niños a relacionarse y a descubrir lo mejor de ellos mismo y también les permite el desarrollo de nuevas habilidades.

Aunque tu hijo sea hijo único, el tener estas zonas permitirá que invite a sus amigos a jugar y que socialice con ellos. Ésto aumentará su autoestima y ayudará al desarrollo del comportamiento.

Las zonas infantiles y el jugar con otros niños favorecerá su conexión con otras personas y aumentará su compañerismo, aunque juegue con adultos.

Actualizado el