Viviendas modulares de entramado ligero

casa de madera

Al hablar de casas de madera, los tipos que se pueden instalar son muy diferentes, desde las prefabricadas a las de tronco, pasando por las de entramado ligero de madera. Este sistema, al cual se le denomina también como canadiense, es una opción que cuenta con gran variabilidad en cuanto a diseños, cargas y volúmenes.

Es un sistema que se basa en la ejecución in situ con montantes, pilares y vigas, la disposición y distribución de las casas dependerá más de la imaginación de la empresa de viviendas de madera que de las limitaciones técnicas restrictivas.

Viviendas con entramado ligero

Este tipo de construcción puede usarse para cualquier tipo de construcción, pero se ha convertido en un modelo tradicional de construcción de viviendas de madera.

Este sistema consiste en la colocación de montantes de madera, normalmente cada 40 cm, unidos por travesaños o durmientes horizontales. La ejecución en obra permite realizar diseños a medida de lo que cada uno quiera para su vivienda de madera.

La madera usada debe cumplir unas condiciones de resistencia a la humedad y a los xilófagos que aseguren que la casa tiene las mismas garantías que una vivienda de obra convencional.

A nivel estructural, se distribuye y alterna la carga del edificio a través de muchos elementos de pequeña dimensión y las piezas suelen ser normalizadas y certificadas, con lo que se facilita la intercambiabilidad, la modulación y la prefabricación.

La unión entre materiales son sencillas, logrando una gran productividad al unir piezas de madera entre sí con clavos y grapas. Las cavidades dejadas por el sistema de entramado dejan pasar instalaciones y relleno con aislante, siendo más sencillo el aislamiento de la vivienda. Por esta razón, este tipo de viviendas son muy flexibles en cuanto al diseño primero y los cambios que se deban hacer por necesidad.

Ventajas de una casa de entramado ligero

Las viviendas de entramado ligero no sólo posee ventajas en cuanto al diseño, la construcción o la posibilidad de hacer modificaciones durante la construcción, también posee otra serie de ventajas que las convierten en uno de los tipos de construcción más usadas en el mundo.

Rapidez

Al ser un tipo de vivienda que se construye en seco permite que la estructura de una vivienda se levante en menos de un mes.

Esto permite que el periodo de construcción de la vivienda no sea superior a los siete meses, llegando a construirse casas de este tipo en cuatro meses.

Aislamiento

La madera es un material el cual posee capacidad de rotura de puente térmico, ya que es de origen natural. Esto significa que no transmite la temperatura de un extremo a otro.

Además, el sistema de entramado ligero de madera hace que queden muros huecos, los cuales se pueden rellenar con material aislante, aumentando el aislamiento y la capacidad estanca del inmueble.

Rentabilidad del espacio

La estructura es más ligera y no necesitar de un gran grosor para tener buen aislamiento, por lo que ocupa poco espacio. Por esto, este tipo de viviendas de entramado ligero simplemente pierden un quince por ciento de superficie útil respecto a la superficie construida.

Respeto por el medio ambiente

Y no sólo porque se usa madera para su construcción, el cual es un material natural y que, generalmente, se obtiene del entorno donde se va a edificar. Al contrario de lo que pueda usar madera como material constructivo es la manera más ecológica de edificar. Hay que tener en cuenta que este tipo de construcción no supone una despoblación de la masa boscosa sino más bien al contrario.

Además, no se usa agua o maquinaria pesada, haciendo que la huella ecológica sea pequeña.

Actualizado el