Los mejores trucos para evitar termitas en tu casa

Tratamientos Garbi

En primer lugar, hemos de tener presente que existen en la península ibérica dos tipos de termitas claramente diferenciados, que son la termita de la madera seca o termita aérea y la termita subterránea, siendo esta última la más común y la más destructiva que acaba originando futuras reparaciones y tratamientos de la madera

Siempre que sea posible la madera deberá estar vista, la costumbre de encerrar en falsos techos los forjados de vigas de madera es preferible evitarla ya que se generan microclimas y no podemos ver si ocurre algún cambio en el aspecto de las vigas.

Cómo conservar las vigas de madera de las termitas

No es necesario pintar las vigas en los interiores, de hecho, el uso de pinturas que cierran el poro o de barnices que generan película puede ser más perjudicial que beneficioso, ya que no permite la evacuación de exceso de humedad facilitando el camino a los hongos de pudrición que son altamente atractivos para las termitas.

Aunque parece obvio nos encontramos con mucha asiduidad problemas de humedades no resueltos que, en ocasiones, se mantienen durante largos periodos de tiempo, por ejemplo, goteras, problemas en bajantes, humedades derivadas de falta de mantenimiento en recoge aguas, importantes humedades capilares, etc. Todo este tipo de humedades es sin lugar a duda una apuesta segura para sufrir fuertes ataques de termitas, además de las conocidas pudriciones en la madera.

La presencia de voladas u “hormigas aladas” en primavera también es un indicio de actividad de termitas, que en muchas ocasiones se le hace caso omiso, siendo esto a medio-largo plazo un grave error que puede acabar costando mucho dinero.

A modo de resumen diremos que las mejores formas de anticiparnos a un grave problema provocado por ataques de termitas serán:

  • Mantener la madera vista sin ocultarla con falsos techos
  • Cuando esté en interiores dejarla natural o con productos transpirables tipo Lasur o similar
  • Evitar cualquier tipo de humedad y reparar las averías cuanto antes
  • En caso de voladas de “hormigas aladas” ponerse en contacto con un experto en termitas de una empresa altamente especializada
  • No dar por normal el cambio de color o rugosidad en la madera
Actualizado el