Rehabilitación y reforma de edificios antiguos

Casa

La restauración de un inmueble es algo que puede afectar a grandes o pequeños edificios. Todas las construcciones tiene una determinada vida útil que se encuentra limitada por aspectos como la calidad de los materiales y su adecuación al uso, así como su estabilidad y durabilidad, entre otros muchos aspectos.

Debido a este “envejecimiento” de las cualidades de un inmueble, se vuelve necesario rehabilitar, restaurar y mantener los edificios. En este artículo trataremos todo lo necesario sobre la rehabilitación de edificios.

Rehabilitación de edificios

La rehabilitación de edificios puede ser parcial o integral, lo cual depende a si afecta o no al total de la edificación e instalaciones. Se dice que una rehabilitación es integral si se interviene en la estructura o cimentación, reparación o reposición de cubiertas, redes de agua y alcantarillado, instalaciones eléctricas...

La rehabilitación abarca todas las actividades constructivas que se requieran para el mantenimiento y mejora de los siguientes aspectos.

Seguridad en la construcción

En ocasiones los edificios sufren graves deterioros en la fachada, lo cual puede producir desprendimiento, siendo necesario el recalzado de muros y cimientos.

Instalaciones

Puede ocurrir que diferentes instalaciones de un edificio ya no puedan usarse para aquello que se construyeron y que, además, ya no cumplan con la normativa de rehabilitación de edificios vigente. Dentro de estos casos encontramos cosas como la instalaciones eléctricas, las cuales pueden no cumplir el reglamento de baja tensión, por lo que es obligatoria su renovación.

Accesibilidad

En este sentido se mejoran los accesos al inmueble mediante la instalación de sistemas de elevación, ascensores, y rampas que faciliten el tránsito desde el exterior e interior a aquellas personas con problemas de movilidad.

Eficiencia y ahorro de energía

Gracias a la instalación de diferentes sistemas como la instalación de paneles aislantes que protegen tanto del calor, cómo del frio, o sistemas de cerramiento más herméticos se consigue una mayor eficiencia energética y, por tanto, un menor consumo de energía.

Habitabilidad de zonas comunes

Esto se puede conseguir gracias a la reestructuración de espacios para conseguir dimensiones más adecuadas a su uso, y mejorar diferentes aspectos, como puede ser el acceso a la luz natural.

¿Por qué es necesario rehabilitar edificios?

Según la normativa española, el propietario de terrenos, construcciones y edificios debe conservarlo en condiciones de seguridad, salubridad, ornato público y decoro. Para ello se deben realizar las acciones necesarias en relación a la conservación o rehabilitación.

Para asegurar el cumplimiento de ésto, se han establecido ciertos mecanismos como son las inspecciones periódicas, denominadas ITE (Inspección Técnica de Edificaciones) En estas inspecciones, arquitectos colegiados llevan a cabo revisiones de las condiciones de seguridad, estanqueidad, estado estructural, y habitabilidad de todo tipo de inmuebles.

Este tipo de inspecciones son exigidas por los ayuntamientos y se pone el foco en el estado de estructuras, fachadas, cimentación, cubiertas, redes de electricidad, canalizaciones de agua, y alcantarillado.

Si no se llevan a cabo estas obligaciones, el Ayuntamiento puede imponer sanciones y medidas como la rehabilitación forzosa de edificios o la expropiación.

Otra de las razones de la rehabilitación de los edificios es que no hay suelo libre suficiente en el centro de las ciudades. En este sentido, el estancamiento en la construcción de nuevas zonas residenciales unido a los abusos especulativos de constructoras y banca ha colocado a la rehabilitación como una mejor solución a esta falta de espacio que la nueva construcción.

Objetivos de la rehabilitación

Todas las técnicas, soluciones y acciones que se realizan durante la rehabilitación de un inmueble buscan conseguir una serie de objetivos:

  • Aumentar la seguridad de las estructuras en relación a la estabilidad y resistencia mecánica
  • Reparar y mejorar los aislamientos térmicos, acústicos, así como los que luchan contra el agua y la humedad
  • Mejorar y adecuar a la normativa las instalaciones de suministros de electricidad, agua, o gas
  • Adecuar las redes de saneamientos dentro de las tareas de restablecimiento de edificios
  • Aumentar la eficiencia energética
  • Instalar o mejorar sistemas de telecomunicaciones
  • Adaptar la accesibilidad al edificio a personas con movilidad reducida
  • Instalar o mejorar sistemas de elevación según la normativa actual
  • Mejorar zonas comunes de los edificios
  • Mejorar la dimensionalidad y habitabilidad del edificio y las viviendas
Actualizado el