¿Vas a reformar tu casa? 6 medidas para optimizar su eficiencia energética

¿Vas a reformar tu casa? 6 medidas para optimizar su eficiencia energética

Pagar menos en la factura de la luz es posible. No ya solo con buscar una tarifa a tu medida, sino optimizando la eficiencia energética de tu hogar.

Una vivienda energéticamente eficiente tiene varios beneficios para sus ocupantes y, en caso de venderla o alquilarla, será un buen valor añadido.

Cómo optimizar la eficiencia energética en casa

En la actualidad, son muchas las personas que optan por reformar sus viviendas.

Uno de los motivos por lo que lo hacen, es para mejorar la eficiencia energética, de tal forma que la vivienda pase a gastar menos energía.

¿Por qué hacerlo? Porque es una inversión, una forma de invertir un dinero para recuperarlo con el tiempo, dado que ahorrarás mucho en tus futuras facturas de la luz. Y no solo eso, sino que también incrementas el valor de la vivienda. Por lo que, siempre terminas ganando.

Nuestra recomendación es que también cuentes con el asesoramiento de un buen arquitecto especializado en reformas. Este tipo de profesionales está formado específicamente en detectar y solucionar “fugas” de energía en tu casa.

6 formas de mejorar la eficiencia energética de tu casa

Claro que, si no sabes por dónde empezar, queremos darte unos consejos para que puedas optimizar la eficiencia energética de tu casa. Esto es lo que tienes que hacer:

  • Invierte en un buen aislamiento: una buena base siempre es la mejor solución. Por ello, te proponemos que la reforma empiece por un buen aislamiento de la vivienda, para que tengas un mejor confort en casa. Gracias a esta reforma no solamente estará más insonorizado, sino que además mantendrás mejor el frío o el calor en tu vivienda. Uno de los recursos más usados en viviendas independientes y edificios es el SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), que no reduce la superficie útil de la vivienda y te permitirá reducir la calefacción.
  • Cerramientos de calidad: Puertas, ventanas, cristaleras… Los cerramientos de calidad, con menos puentes térmicos y más densidad entre el exterior y las habitaciones son una forma pasiva de ahorrar energía.
  • Sella cualquier agujero que haya en la vivienda: analiza bien por donde puede estar colándose el frío o el calor de fuera. Puede que tengas que sellar esos “huecos” que quedaron libres para que no siga pasando.
  • Luces LED: en tu reforma, no te olvides de cambiar las luces. Opta por unas LED para ahorrar energía. Una pequeña gran inversión. A día de hoy también puedes decantarte por aquellas que se gestionan por WiFi. Son más caras, pero puedes optimizar su uso con la programación de color e intensidad.
  • Aparatos con alta eficiencia energética: si en la reforma aprovechas para renovar los electrodomésticos, acuérdate de comprarlos de alta eficiencia energética, como son los de clase A. Consumen menos energía por cada uso. Y si no tienes presupuesto para cambiar todos los electrodomésticos a unos de clase A, te recomendamos hacerlo con la nevera, la tele y la lavadora, ya que son los que más gastan.
  • Domótica: La domótica (los llamados robots domésticos) te permiten ahorrar en electricidad, ya que gracias a ellos podrás programar tareas, intensidad de la luz y temperatura, para así tener todo el gasto controlado.

Por qué buscar eficiencia energética al reformar tu casa

¿Merece la pena reformar mi casa con la eficiencia energética en mente? La inversión es alta, no vamos a engañar.

No obstante, se trata de eso, de una inversión. Las buenas decisiones se aprecian en el corto plazo en cuanto a calidad de vida, pero en el medio y largo plazo en la rentabilidad económica.

Una vez empiecen a llegar las primeras facturas de la luz, empezarás a apreciar el ahorro que, poco a poco, irá convirtiéndose en ahorro neto.

Por otro lado, ten en cuenta que la oferta de vivienda energéticamente eficiente es muy escasa. La mayoría de viviendas de segunda mano en venta no ofrecen el certificado energético (pese a ser ilegal), y por tanto no lo ofertan como valor añadido.

Una casa que apenas consuma, y encima esté recién reformada (y con electrodomésticos casi nuevos) es un caramelo en el mercado inmobiliario, tal y como está actualmente.

De hecho, está demostrado que una vivienda que haya pasado por un proceso de reforma incrementa su precio de venta en un 20%.

¡Y se paga con gusto!

Actualizado el