Como hacer una mudanza cuando hay niños de por medio

Volver a empezar siempre será una tarea delicada. A la hora de llevar a cabo los portes y mudanzas, son muchas las inquietudes que nos vienen a la cabeza. Mudarse de por sí conlleva cierta cantidad de tensión durante todo el desarrollo, sobre todo si en el domicilio viven niños. Aunque, siempre es factible hallar las mejores maneras de hacer este procedimiento mucho más llevadero.

Sigue leyendo si quieres descubrir qué consejos hay que llevar a cabo para sobrevivir a una mudanza con niños y de esa manera que afecte lo menos posible a nuestros pequeños de la casa.

¿Cuales son las reacciones que puede tener un niño ante una mudanza?

Hay que tener en cuenta que somos nosotros quienes hemos decidido mudarnos y no nuestros hijos. La reacción más representativa es que el niño adquiere actitudes infantiles que ya había vencido. Se sienten desplazados. No se suele contar con ellos para tomar la decisión ni se les notifican los detalles. En el procedimiento de la mudanza, rara vez colaboran; si están presentes, verán cómo todas sus cosas se meten en cajas para ir a no se sabe dónde.

En muchas ocasiones se sienten indefensos. El conocimiento del terreno, de los lugares, de las personas, las costumbres, la vivienda y el vecindario, estabilidad y protección. En ese instante, todo ese mundo benefactor distinguido se viene abajo.

Consejos para una buena mudanza con niños

  • Da a tus hijos tiempo y la oportunidad para despedirse de las personas importantes en sus vidas: profesores, compañeros de clases, vecinos.
  • Ten siempre una actitud positiva: De esa manera el niño o niña entenderá de mejor forma los cambios que se van a producir. No es preciso engrandecer la nueva casa, pero sí muy recomendable hablar de los aspectos positivos que tendrá.
  • Muéstrale cómo va a ser su nuevo hogar: Si no se puede ir a visitar la nueva casa días antes, muestrale fotos, videos, cómo será su nuevo colegio, las zonas comunes de los alrededores…
  • Deja a los niños dar su opinión en la decoración del nuevo hogar, en especial al elegir las cosas para su habitación.

Despedirse del que ha sido tu hogar durante muchos años es la tarea más difícil, tanto para los grandes como para los pequeños de la casa. Dejar atrás los recuerdos y las experiencias vividas.

Sera normal que tu hijo esté desubicado las primera semanas de su cambio. Por eso reúne fotografías realizadas en el domicilio y guárdalas en un álbum, de esa manera mantendrás vivo cada acontecimiento vivido allí.

Los más pequeños pueden dejar una ¨huella¨como que esa casa ha sido suya y de esa forma una parte de ellos quedará siempre allí.

Del mismo modo llévate un trocito de ese hogar, algo significativo para poder recordar. Así conseguiremos que el cambio sea mucho más especial.

Y ahora despídete a lo grande y da la bienvenida a tu nuevo hogar. Empieza tu nueva aventura….

Actualizado el