¿Qué pasará con el mercado inmobiliario durante la crisis de la COVID-19 y después?

tiko

En la crisis de 2008, el mercado inmobiliario fue el más afectado. Ahora, en medio de la crisis económica derivada de la pandemia de la COVID-19, el mercado inmobiliario vuelve a verse muy afectado.

Veamos qué va a pasar durante esta crisis, y después, y cómo la figura del instant buyer se va a convertir en algo básico para la recuperación del mercado inmobiliario.

El mercado inmobiliario en la crisis del coronavirus

Según el INE, en enero de este año se realizaron casi 47.000 compraventas en nuestro país. Si bien la situación va a ser complicada, se cree que el mercado se reactivará en el último trimestre del 2020.

Se prevé un ajuste de precios como consecuencia de la crisis, creándose una relación más equilibrada entre comprador y vendedor. Puede que haya gente que, debido a la crisis económica, los vendedores tengan prisa por vender, y se venda rebajado.

De la misma forma, algunas empresas requerirán liquidez por lo que deberán vender activos inmobiliarios para recuperar la liquidez. También se venderán segundas residencias.

Por suerte, el mercado inmobiliario puede parar su actividad de forma temporal, retomando luego las compraventas estancadas. Al ser un trabajo de ciclo largo, se pueden soportar entre tres y seis meses de compras menores.

Salvavidas en la recuperación económica

Debido a esto, el sector inmobiliario va a ser uno de los salvavidas en la recuperación económica y laboral. Por esto se cree que el mercado inmobiliario se recuperará rápido de la crisis.

Los dos retos a los que se enfrentan las empresas inmobiliarias son el recuperar la actividad, visitas y contratos, así como las ventas online, que serán básicas durante y tras la crisis.

Recuperación en V

Al ser una crisis muy extraña, y diferente a las anteriores, no se sabe con exactitud cómo se va a recuperar el mercado. Debido a la interconectivdad de los mercados, lo cierto es que la recuperación del mercado inmobiliario en España también dependerá de cómo se recuperen los diferentes mercados del mundo.

En el caso de nuestro país, se deben contemplar tres aspectos económicos: los planes financieros del Gobierno, el paquete de ayudas Europeo y la evolución de los países con los que habitualmente operamos.

Dicha recuperación en V se caracteriza por un impacto intenso pero una recuperación rápida. Un escenario en el que los precios de la vivienda, sobre todo en las grandes ciudades, se estabilizarán y en el que los desequilibrios entre oferta y demanda se acentuarán.

El instant buyer, la solución a la crisis

Los denominados iBuyer (comprador instantáneo en español), aparecieron allá por 2014 en Estados Unidos. Su figura surge como el primer comprador instantáneo de bienes inmuebles que permite vender una vivienda en menos de un mes, liberando a propietarios de todo el estrés.

Son empresas que usan gran cantidades de datos, algoritmos matemáticos y herramientas tecnológicas para predecir el valor de una vivienda, realizar una oferta y comprar dicha vivienda directamente, sin intermediarios.

El iBuyer de referencia en España es Tiko, ya que se ha convertido en la mejor alternativa para vender un piso rápido. Este iBuyer el que más presencia tiene en toda la península al operar en Madrid, Barcelona, Málaga y Sevilla. Además, esta startup pretende dar el salto al mercado internacional durante este 2020.

Si bien su forma de operar es diferente, todas estas empresas tiene como objetivo la mejora de la experiencia de sus usuarios. El comprador instantáneo evalúa tu vivienda y envía una oferta de compra. Ser un comprador directo es el elemento revolucionario que simplifica el proceso de ventas, garantizando la transparencia y la certeza en el tiempo.

¿Lo bueno en la actualidad de este tipo de venta? La reducción al mínimo de contacto o movilidad, tanto para el comprador como para el agente inmobiliario. Este tipo de empresas simplemente realiza una visita a la vivienda, cogiendo toda la información que necesita.

Actualizado el