Limpieza de conductos de aire acondicionado

asd

La limpieza de los conductos de aire de una casa es una tarea de gran importancia cuando se va a empezar a usar más el aire acondicionado, sobre todo para las personas que tienen alergia. Ésto se debe a que respirar el aire que sale contaminado de los conductos que tiene suciedad puede acarrearles graves problemas. Sin embargo, éste no es el único motivo de la importancia de realizar una limpieza regular de los conductos de aire de un inmueble.

Cuando se realiza una limpieza de estos conductos es importante que nos aseguremos de que se realiza una limpieza a fondo de todos los conductos que conforman el sistema de climatización.

¿Cómo saber si ya es momento de realizar una limpieza de los conductos?

Vamos a darte una serie consejos básicos sobre la limpieza de conductos y cómo saber si hay que realizarla. En primer lugar, una señal es que salga polvo o suciedad por la rejilla del sistema. Además, si encontramos moho u otro tipo de humedad en los conductos, también se debe realizar la limpieza, ya que podría ser algo tóxico y dañino para la salud.

Otra razón es que un conducto con suciedad puede provocar la aparición de plagas, como roedores. Limpiando los conductos evitaremos que las plagas hagan sus nidos en nuestra vivienda.

Otro motivo es tener la sensación de que el aire que se respira está sucio. Si limpias los conductos podrás respirar un aire más puro.

La limpieza de los conductos de aire no debe realizarse muy a menudo pero, mínimo, se debe realizar una vez cada dos años, sobre todo si algún inquilino del inmueble sufre alergia o asma.

Limpieza del sistema de climatización

En la limpieza del sistema de climatización se limpia desde el equipo climatizador hasta las rejillas de impulsión y extracción de aire. Incluyendo los conductos que conducen el aire a las rejillas.

Existen dos tipos diferentes de instalaciones por conductos:

  • Con conductos de impulsión y de retorno de aire.
  • Con conductos sólo de impulsión de aire. En este tipo, el retorno de aire se hace mediante falsos techos, también denominado plenum. Este tipo también se debe limpiar puesto que hacen de «conducto» de retorno hasta el sistema de climatización.

Dentro de los mateeriales usados para fabricar los conductos también encontramos diferentes tipos como la fibra de vidrio desnuda (material poroso de color amarillo), climaver plus (fibra de vidrio recubierta por papel de plata), chapa galvanizada, obra, climaver neto (lana de vidrio recubierta de plata por el exterior y de un tejido de vidrio reforzado de color negro por el interior).

La limpieza de los conductos se tiene que realizar mediante cepillado mecánico y/o aire a presión, según el grado de suciedad, y por una aspiración simultánea, cuyo objetivo será recoger toda la suciedad en el colector, el cual tiene que poseer tres etapas de filtración, una de ellas de alta eficacia con filtros HEPA.

Beneficios de la limpieza de los conductos de aire

Eliminar agentes patógenos y alérgenos

Si bien hay muchos focos de alérgenos en el aire y en una vivienda, lo cierto es que los conductos de aire también pueden provocar la aparición de estos patógenos.

Mantener limpios los conductos ayudará a prevenir ataques de alergia y otras afecciones respiratorias.

Eliminar malos olores

La presencia de malos olores también se puede deber a la suciedad de los conductos del sistema. Limpiar dichos conductos reducirá este problema, debido a que se eliminan muchas partículas que, en caso contrario, estarían viajando por nuestro inmueble.

Mejorar la calidad del aire interior

Puede suceder que el aire del interior de un inmueble sea peor que el del exterior. Realizando una limpieza periódica se mejora la circulación del aire, se previene la aparición de focos de contaminación y agentes perjudiciales y se elimina el polvo y otros elementos que empeoran la calidad del aire interior.

Mejorar el funcionamiento del sistema de climatización

El sistema sufre demasiado si se acumula el polvo y otros residuos en sus conductos y rejillas. El flujo de aire disminuye y, como consecuencia, el esfuerzo del sistema para mantener el sistema es mayor, así como su consumo.

Actualizado el