La instalación del videoportero

Horno de leña

La instalación de videoportero en las comunidades de propietarios es una cuestión que se está realizando de forma habitual en los últimos años.

Videoportero

Inicialmente, las comunidades de propietarios instalaron, si no los tenían ya, porteros electrónicos o interfonos, solo de voz, y sin imagen.
Tampoco existían entonces los videoporteros o cuando estos equipos salieron al mercado, su coste era muy elevado.

Con el paso del tiempo, y como ocurre con todas las tecnologías, los elevados costes iniciales de su implementación se reducen y comienzan a ser atractivos para los usuarios finales.

En el caso de las comunidades de propietarios, y respecto al videoportero, aparte de un menor coste, se suma el aumento de la inseguridad ciudadana.

En los últimos años, dicha inseguridad se ha incrementado y las comunidades de propietarios han ido implementando diferentes medidas para paliar dicha inseguridad como, por ejemplo, la instalación de cámaras de videovigilancia.

Otra de las medidas es la sustitución del tradicional portero electrónico por un videoportero que permite tener una imagen de la persona.

Independientemente de las bondades que aporta la tecnología, es obligatorio resaltar que, en este caso concreto, también exige una notable atención por parte de los propietarios que integran un inmueble.

De nada sirve que una comunidad de propietarios dote a un edificio de un elemento de teórica mayor seguridad (videoportero), si lo propietarios no hacen un buen uso.

De qué sirve poder ver la imagen de la persona que ha pulsado el botón de nuestra vivienda y abrirle sin saber quien es, al igual que sucedía con el tradicional portero electrónico solo de voz.

Toda la seguridad que una comunidad de propietarios pretende implementar con este nuevo dispositivo se va al traste si se sigue haciendo un mal uso de este por parte de los propietarios.

Una cosa son aquellos elementos o dispositivos de seguridad que no dependen del usuario como pueden ser las cámaras de videovigilancia, ya que su funcionamiento es independiente.

Otra cosa son los dispositivos que sí dependen del usuario como puede ser el videoportero, ya que el presunto aumento de la seguridad que la comunidad de propietarios pretende obtener, puede quedar anulado por un mal uso por parte de los comuneros.

No obstante, es obvio destacar que la instalación de videoportero en las comunidades de propietarios ha supuesto un incremento de la seguridad en las mismas, sumado a las cámaras de videovigilancia, mejores cerraduras, etc.

En Finques Chicote hemos gestionado en los últimos años la instalación de videoportero en una gran mayoría de las comunidades de propietarios que administramos.

Actualizado el