Instalación de rampas en las Comunidades de Propietarios

Escalera

La Ley de Propiedad Horizontal establece en su artículo 10.1 b) el carácter obligatorio y sin necesidad de acuerdo de la Junta de propietarios la instalación de rampas en edificios en los siguientes términos:

“Tendrán carácter obligatorio y no requerirán de acuerdo previo de la Junta de propietarios, impliquen o no modificación del título constitutivo o de los estatutos, y vengan impuestas por las Administraciones Públicas o solicitadas a instancia de los propietarios, las siguientes actuaciones:

b) Las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal y, en todo caso, las requeridas a instancia de los propietarios en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad, o mayores de setenta años, con el objeto de asegurarles un uso adecuado a sus necesidades de los elementos comunes, así como la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación con el exterior, siempre que el importe repercutido anualmente de las mismas, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes. No eliminará el carácter obligatorio de estas obras el hecho de que el resto de su coste, más allá de las citadas mensualidades, sea asumido por quienes las hayan requerido”.

Por tanto, estas obras son obligatorias para la Comunidad cuando tengan por finalidad suprimir barreras arquitectónicas que dificulten el acceso o movilidad de propietarios septuagenarios -en realidad a partir de setenta y un años- o con discapacidad, siendo exigibles si el importe de las obras no supera las 12 mensualidades de gastos ordinarios, descontadas las subvenciones o las ayudas públicas. Si la derrama los supera (descontadas las posibles ayudas públicas) la diferencia tendrán que asumirla de forma directa los solicitantes, salvo que en Junta de propietarios se haya aprobado su instalación por mayoría del total de propietarios y cuotas de participación, en cuyo caso el coste de las obras vinculará a todos los propietarios, hayan votado a favor o en contra. Aunque la Ley no exige la celebración de Junta para ello, es muy recomendable que así se haga y que se adopte el acuerdo, sobre todo para la fijación de las derramas.

Actualizado el