Hoteles inteligentes

Hoteles inteligentes

La inteligencia artificial está haciendo posible nuevas formas de interacción entre los objetos y las personas. Si a esto le unimos la posibilidad de adaptar aún más el marketing, tenemos como resultado que la experiencia de un cliente en un hotel sea totalmente personalizada..

Si bien ya hay algunos hoteles que están dando el paso hacia los “smart hotels” lo cierto es que el hotel del futuro deberá ser un concepto diseñado y construido con materiales y nuevas tecnologías y cuyo objetivo será conseguir nuevas funcionalidades, servicios y mejores experiencias para el cliente. Todo esto unido a un diseño de interiores que no dejen de lado la calidez y comodidad de los hoteles tradicionales.

La seguridad en los hoteles inteligentes

En un hotel inteligente la informática y el Internet se convierten en piezas clave, gracias a las cuales se puede controlar la práctica totalidad de los sistemas del hotel. Por ello, se convierte en algo básico poseer la figura de un responsable de seguridad informática o bien externalizar este servicio.

Las actividades que se llevarían a cabo serían:

  • Proteger mediante encriptación de datos la conexión entre equipos del hotel e Internet. Además, esta conexión debe ser diferente a la que puedan usar los clientes, que también se deberá proteger
  • Determinar protocolos de actuación ante ciberataques o brechas de seguridad
  • Impartir cursos sobre ciberseguridad al personal para que se garanticen los protocolos determinados

Características de los hoteles inteligentes

Uno de los aspectos más importantes de los hoteles inteligentes es que garantizan la seguridad de sus huéspedes. Entre los aspectos más destacados se encuentra el control de accesos, al identificación de las personas que están en el hotel o los sistemas de videovigilancia inteligente.

Por otro lado, los sistemas inteligentes permiten crear un entorno acogedor para los huéspedes. Los sistemas de calefacción, ventilación o aire acondicionado se regulan por sí solos en función de la ocupación, pero también pueden ser regulados por el cliente mediante mandos de control o incluso aplicaciones para móvil.

Optimizan el uso de los recursos del edificio. Son capaces de monitorizar y predecir lo que va a necesitar el hotel, así como la capacidad y demanda de energía mediante sensores de consumo. .

En cuanto a la comodidad del cliente, no sólo se basa en la climatización. A través de los sistemas inteligentes y aplicaciones de móvil, se pueden realizar acciones como pedir que te limpien la habitación, llamar a recepción, realizar pagos o pedir un taxi.

Las aplicaciones de los hoteles inteligentes también disponen de un servicio de atención al cliente virtual, a través de la conexión WiFi del hotel.

También existen aparatos virtuales para objetos perdidos.

Pero no sólo los hoteles inteligentes facilitan la vida del cliente, también facilitan el trabajo de sus empleados, haciendo su trabajo más rápido y eficiente.

Sin embargo, uno de los aspectos más importantes de los hoteles inteligentes es que crean perfiles de actividades e incidencias y adaptan su comportamiento a evitar incidencias y reducir el consumo en determinadas actividades, convirtiendo al hotel inteligente en un edificio lo más eficiente posible.

Si bien es cierto que este tipo de hoteles se suelen construir desde el principio como “hoteles inteligentes”, también se pueden adaptar diseños de hoteles originales para convertirlos en este tipo de hoteles.

Actualizado el