Estaciones de carga para coches eléctricos

Los coches eléctricos están de moda. La prohibición de circular con coches que no sean cero emisiones y el gran ahorro que suponen este tipo de vehículos ha conllevado un aumento de la compra de los mismos.

Sin embargo, España sigue fuera del top 10 de países en cuanto a cantidad de estaciones de recarga públicas, por lo que la instalación de un punto de recarga en nuestra vivienda es la mejor opción. Veamos todo lo necesario sobre las estaciones de carga.

Tipos de recarga del coche eléctrico

En la actualidad existen tres tipos diferentes de recarga del coche eléctrico, que se difieren por:

  • La potencia e intensidad demandada, lo que deriva en el tiempo de recarga
  • La cantidad de información que intercambia con el vehículo
  • El conector físico

En función de estas tres diferencias existen cinco tipos de carga.

Carga lenta

Este tipo de carga es la que se utiliza a nivel de vivienda, por lo que se suele usar una toma SAVE (Sistema de Alimentación de Vehículo Eléctrico), la cual nos permite hacer una carga en una instalación monofásica a 230V y con una intensidad de 16A.

Aquí la potencia que demanda el vehículo es de 3,7 kW y el tiempo estimado de recarga son unas ocho horas. Se denomina tipo de carga 3.

Si no se usa este tipo de toma, se puede usar una Schuko. Sin embargo, cargar un vehículo con un cable que no sea específico puede reportar problemas, por lo que se suele incluir un cable que se conecta a la toma Schuko y con una caja de control con las protecciones necesarias que limitan la intensidad a 10 A. En este caso la carga tarda un poco más y se denomina carga 2.

La carga lenta se realiza siempre con corriente alterna.

Carga semi rápida

También se usa una toma SAVE y puede usarse una corriente alterna monofásica o trifásica.

Si es una corriente monofásica a 230V y 32A, la potencia requerida será de 7,4 kW y el tiempo de carga unas cuatro horas.

En este tipo de carga, la comunicación es elevada. Además, dispone de un sistema de alimentación específico que integra un control pilot y un proximity plug, para verificar la correcta conexión.

Este es el modo de carga 3. Se suele usar en supermercados, oficinas, empresas de flotas de vehículo, parkings, centros comerciales...

Carga rápida

Aquí se usa corriente continua y se requiere de un conector ChaDeMo o CSS Combo. Suele demandar unos 50 kW, por lo que la carga tardaría unos treinta minutos.

Carga super rápida

Requiere del doble de potencia que la anterior, lo que reduce mucho el tiempo de carga. Se usa en la marca Tesla.

Carga ultra rápida

Aún es experimental. Se ha desarrollado para vehículos con acumuladores del tipo supercondensadores, con el caso de autobuses eléctricos.

Tipos de punto de recarga

Punto de recarga portátil EV

Son de los más utilizados. Los puntos de recarga portátiles permiten la carga tanto en puntos domésticos como industriales (CEE, trifásicas o monofásicas) mediante una centralita de control, la cual permite una carga segura.

Este tipo de cargadores tienen dimensiones y pesos pequeños, lo que nos permite llevarlos en el coche. Esto nos permite cargar el vehículo independientemente del lugar, mientras tenga una toma de corriente.

Dependerá de nuestras necesidades el elegir un cargador portátil con conector Schuko (enchufe convencional) o uno industrial (CEE, Cetac).

Punto de recarga de pared o mural

Este tipo de punto también se denomina Wallbox y permiten recargar de forma segura cualquier tipo de vehículo enchufable.

Se instalan a través de unos anclajes a la pared del garaje. Se alimenta del suministro eléctrico de la vivienda, si es un garaje privado.

Este tipo de puntos de recarga son los que se eligen para hogares, gracias a su comodidad.

Punto de recarga con control dinámico de potencia

Es una tecnología que encontramos en un puesto de recarga de última generación.

Su funcionamiento consiste en balancear la carga entre la potencia necesaria para la carga del coche y la que se requiere para otros aparatos, sin que se use más potencia de la contratada.

Punto de recarga en poste (pole)

Son los que posibilitan una recarga de tipo 4, es decir, a una intensidad que posibilita cargar el 80% de la batería en unos treinta minutos.

Suelen ser parte de empresas o administraciones públicas y conforman una red de puntos de recarga de uso público muy útil. Son las que deberemos usar si queremos hacer un viaje largo en coche.

Sin embargo, no es bueno abusar de ellas ya que puede perjudicar medio-largo plazo la vida de la batería del vehículo eléctrico.

Actualizado el