Domótica y climatización

Sistemas de calefacción domóticos
Calefacción domótica

Que la domótica cada vez es más útil es algo obvio, de la misma forma que lo es que cada vez más gente se está beneficiando de sus beneficios e instalando este tipo de sistemas en sus hogares.

Una de las mayores ventajas de la domótica es que aumenta la eficiencia energética de una vivienda, reduciendo el consumo en energía. Obviamente, para conseguir el máximo ahorro, deberíamos instalar un sistema domótico integrado, que incluyera los diferentes sistemas de una vivienda: iluminación, seguridad, climatización.... Sin embargo, si quieres empezar poco a poco, te recomendamos que lo hagas por la climatización, el mayor gasto energético de una vivienda.

Domótica y climatización

De la misma forma que en verano intentamos poner el ventilador o el aire acondicionado lo mínimo posible por temor a que la factura de electricidad se dispare. En invierno pasa lo mismo, intentamos conectar lo mínimo la calefacción e intentamos por todos los medios calentar la casa de otra forma.

Sin embargo, una de las cosas que más gasta en climatización es el mal uso que hacemos de ella. Los sistemas de climatización domóticos nos ayudan a hacer un uso mucho más eficiente y efectivo y, con ello, conseguir un ahorro en el consumo energético. Este tipo de sistemas nos permiten gestionar el aire acondicionado, la calefacción y la ventilación.

La calefacción se puede controlar con termostatos inteligentes y con actuadores que se instalan los radiadores y que permiten su control de manera remota y automática. Esto nos permite, por ejemplo, encender la calefacción al salir del trabajo para tener la casa caliente al llegar.

También podemos controlar los sistemas de aire acondicionado como puede ser el split o el aire por conductos. Se puede controlar el encendido y apagado en torno a una temperatura.

Beneficios de los sistemas domóticos de calefacción

Encendido y apagado

Estos sistemas nos dan la posibilidad de encender y apagar el sistema de forma remota, desde un smartphone, tablet u ordenador con una conexión a Internet. También podemos programar un horario de encendido y apagado o ajustarlo a la cantidad de gente que hay en ese momento.

Programar los niveles de temperatura

Estos sistemas permiten modificar y controlar la temperatura de cada habitación por separado. Se puede regular la temperatura teniendo en cuenta en qué momento del día estamos, el tamaño de la habitación o el número de personas.

Importante ahorro económico

Uno de los mayores derroches que se hace es dejar la calefacción encendida todo el día para no tener frío al llegar o bien tenerlo a una temperatura muy alta. El poder controlar el sistema de forma remota nos permite hacer un uso más eficiente que puede reportar un ahorro de hasta el 70% en el consumo.

Alerta de incidencias

Estos sistemas permiten controlar el mantenimiento y garantizar un funcionamiento perfecto.

Además, detectará y avisará en caso de producirse cualquier tipo de avería, cortando el suministro automáticamente para no consumir energía innecesaria.

Actualizado el