Cómo hacer un cambio de imagen a tu vivienda

Como hacer un cambio de imagen a tu vivienda

¿Te ha pasado que te has cansado de cómo luce tu casa, pero no sabes qué hacer para darle un aire más moderno? O que has heredado o comprado un piso antiguo y quieres darle un aire más moderno para alquilarlo a un mejor precio, o vivir en él y no sentir que estás en el siglo pasado.

No necesitas reformar todas las áreas de tu casa para que parezca de nueva obra. En este post te comentamos algunas alternativas para darle un cambio de imagen a tu casa para que parezca como recién estrenada.

Lo primero es empezar por determinar cuál es tu presupuesto, y dependiendo de lo que tengas disponible, puedes plantearte hacer una reforma integral, reformar las áreas más deterioradas de la vivienda, o darle un lavado de cara general a la vivienda.

En realidad no es necesario reformar toda la vivienda para darle un toque más moderno. Por lo general las áreas que más rápido delatan la edad de una vivienda son los baños y la cocina, pues su uso es más intensivo. Además de por el uso, el desgaste de una cocina viene provocado por:

  • La acumulación de grasa entre los muebles
  • El exceso de humedad, producida tanto por la limpieza diaria como por la cocción de los alimentos. La humedad termina dañando los muebles, sobretodo cuando son de madera chapada.
  • Suciedad acumulada en suelos y paredes debido a una combinación de polvo y grasa.

El baño, al igual que la cocina suele desgastarse por la humedad. Es una zona en la que el agua juega un papel importante y en muchos casos, la que causa mayores problemas. Además de que el paso del tiempo se hace notar en los aparatos sanitarios, debido a la calidad de los materiales de los que están hechos y al uso de ciertos detergentes.

Si tu presupuesto lo permite, te sugerimos que te lances a por una reforma del baño y la cocina, pues te permite ahorrarte dinero, si lo comparas con el presupuesto de una reforma integral, y si combinas esto con algunos detalles de decoración, puedes asegurarte una vivienda que parezca como nueva.

Además de la reforma de los baños y cocina, puedes cambiar el acabado de las paredes, que en muchas viviendas antiguas es de gotelé, lo cual le da un aspecto “vintage” no deseado. Si eres un manitas, puedes alisar las paredes tu mismo y ahorrarte la mano de obra. Si no, hay empresas que se especializan en hacer ese trabajo.

Otro elemento que le dará un aspecto de nuevo a tu vivienda es el cambio del suelo. Si se trata de un suelo de parquet, puedes acuchillarlo y barnizarlo, lo que le dará un aspecto de nuevo. Pero si el suelo está muy deteriorado, puedes cambiarlo por tarima flotante u otro suelo más fácil de colocar y más económico.

Si tu presupuesto no alcanza para hacer la reforma de los baños y la cocina, te sugerimos que pruebes lo siguiente:

  • Cambia el look del suelo cubriéndolo con linóleo. Puedes conseguirlo en formato de rollos o en baldosas. En todo caso, es un material económico y sencillo de colocar, con el que puedes conseguir un cambio radical en el estilo de tu baño o cocina. Además de que es perfecto para zonas húmedas, pues es bastante resistente. El linóleo también te puede servir para cubrir algunas paredes.
  • Otro truco infalible es cambiar la grifería, los tiradores de los armarios y los accesorios del baño (donde se pone el papel de baño, la jabonera y los toalleros). Esto definitivamente le da un toque de sofisticación y un nuevo aire al baño o a la cocina.
  • En el caso del baño, puedes agregar un mueble debajo del lavabo (si no lo tienes) o agregar unas baldas donde colocar elementos decorativos.
  • Cambia las puertas de los armarios. Venden puertas sueltas en cualquier gran almacén o ferretería, pero si se sale de tu presupuesto, puedes pintarlos por encima de un color nuevo, o decorarlos con papel pintado.
Actualizado el