Casas cueva


En el mundo de las viviendas ecológicas y sostenibles existen varios tipos. Uno de esos tipos son las casas cuevas, que han ido ganando cada vez más seguidores, consolidándose en el mundo del turismo y la vivienda sostenible.

Características de las casa cuevas

Una casa cueva o vivienda troglodítica es aquella que se construye excavando una cueva en un terreno apropiado o aprovechando y adaptando una cueva preexistente.

Veamos cuáles son algunas de sus características más importantes.

Aislamiento térmico

Seguramente sea su principal ventaja. Su alto aislamiento térmico y su poca dependencia de la oscilación que sufra la temperatura exterior permite que la vivienda se mantenga rescas en el verano y calientes en el invierno.

Esto es debido a su alta inercia térmica, es decir, la capacidad de acumular energía de un elemento de su construcción. Este tipo de inercia actúa como un gran aislante y retrasa el cambio de temperatura entre el interior y el exterior. Además, dicha inercia es es la que permite un desfase y la amortiguación que imposibilitan que el clima exterior interfiera en el del interior de la casa.

Para terminar con la variación de temperatura que se da debido a las entradas en las viviendas, se han reducido al máximo este tipo de apertura y, tanto las puertas como las ventanas son gruesas.

Condiciones hidrotérmicas y ventilación

Obviamente esta ventaja depende de la localización de la casa cueva. Dentro de ella, la humedad suele ser constante.

Este tipo de viviendas están recubiertas por cal en su exterior, lo cual posibilita transpirabilidad al terreno, el cual va a reaccionar a las lluvias absorbiendo agua, reteniéndola e impermeabilizándose internamente al tiempo. En verano, la evaporación de ese agua ayuda a reducir la temperatura del interior.

Por otro lado, estas viviendas se suelen localizar en laderas, donde se favorece la ventilación natural.

Aislamiento acústico

La gran masa que envuelve a la vivienda es la que protege de la temperatura, pero también de los ruidos del exterior. Esto es muy beneficioso, por ejemplo, en zonas donde hay mucho viento.

Luminosidad

La luz natural es la mejor iluminación que hay. Se puede pensar que, al ser una cueva, la luminosidad natural será muy malo, pero no es real.

Paneles solares fotovoltaicos de capa fina

En estos paneles encontramos varias capas de material fotovoltaico en una base. El material con el que se creen estos paneles determinará su eficiencia, que va del 7 al 13%.

Para que las casas cueva tengan luz natural se pintan las caras interiores de colores claros o introduciendo una pequeña ventana sobre la puerta que suministra de luz natural a la vivienda por reflexión de las paredes.

Ahorro en material

Este tipo de vivienda está construido por elementos naturales ya formados o bien generado durante la excavación del terreno, por lo que no se requieren de muchos materiales extra para su construcción.

Recursos territoriales

Además del ahorro que hemos mencionado en el punto anterior, este tipo de vivienda son muy respetuosas, durante su construcción, con el terreno de su alrededor, mediante el no consumo de los terrenos fértiles que puede dedicarse íntegramente como recurso, ocupando las zonas más áridas y estériles.

Además, son viviendas que quedan totalmente integradas en el paisaje, reduciendo su huella ambiental al mínimo.

Actualizado el