Cámaras térmicas y termográficas para detectar la fiebre ante el COVID-19

Cámara térmica

Ante la situación que estamos viviendo, se están cambiando de usos muchas cosas. Desde fábricas de coches que hacen pantallas protectoras, hasta fábricas de ropa o personas con máquinas de coser que se usan para hacer mascarillas. Todo es poco en esta situación tan extraña.

Una de las cosas que se están usando (aunque ya se usaban en ocasiones) para un uso especial son las cámaras térmicas y termográficas, que se usan para detectar fiebre sin necesidad de estar cerca de la persona.

¿Qué es una cámara térmica o termográfica?

Es un dispositivo que, gracias a las emisiones de infrarrojos medios del espectro electromagnético de los cuerpos observados, forma imágenes luminosas visibles por el ojo humano.

Dichas imágenes poseen un color diferente en función de la temperatura corporal, siendo el rojo sinónimo de mayor temperatura.

Cámaras termográficas ante la fiebre

Este tipo de cámaras ya se usan en el sector de la arquitectura y la ingeniería de forma extendida. La termografía infrarroja se usa desde, más o menos, 1958, con diferentes usos. Este tipo de cámaras ha sufrido un aumento en su uso en los últimos veinte años. Además, gracias al desarrollo tecnológico, este tipo de cámaras son cada vez más intuitivas, ergonómicas y con mejores imágenes y resultados más exactos.

Sin embargo, su uso para detección de fiebre no llegó hasta años después, en 1999, debido a las primeras pandemias asiáticas. Por ello, en 2003 se instalaron sistemas de detección de fiebre con termografía en algunos aeropuertos de Asia.

Gracias a la termografía infrarroja se pueden detectar personas con una temperatura corporal más elevada que la media de las personas revisadas, lo cual, puede ser indicativo de tener fiebre. La gente que parezca tener una temperatura elevada, podrá ser revisada en mayor profundidad para ver si cumple alguno de los otros síntomas del COVID-19.

Los métodos más utilizados para medir la temperatura son tres:

  • El termómetro de contacto
  • El termómetro de infrarrojos
  • La termografía infrarroja

La termografía infrarroja permite no tener que tocar al paciente y mantener a los operarios lejos del contacto directo con las personas revisadas

Aspectos a tener en cuenta en el uso de la termografía infrarroja

Si bien es cierto que este tipo de cámaras sirven para hacer una primera criba de pacientes, sobre todo en lugares de máxima concentración, lo cierto es que hay que tener en cuenta una serie de aspectos en el uso de este tipo de cámaras.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la fiebre es una temperatura interna del cuerpo y las cámaras no pueden atravesar tejidos humanos. La temperatura que marca la cámara es inferior a la interior.

Este tipo de cámaras lo que hace es detectar una anomalía térmica en una persona, de entre un grupo de personas con una temperatura media concreta. En este sentido se asume que el resto de personas está sana y, aquella que tenga una temperatura elevada, tendrá fiebre.

También hay que tener en cuenta que existe una gran variabilidad térmica entre personas, según su metabolismo, edad o sexo, por lo que puede que no se detecen todos los casos de fiebre.

Metodología para la detección de fiebre con cámaras térmicas

Recordemos que se buscan personas con una temperatura más elevada que el resto, para la misma situación. Así que lo primero que se debe determinar es qué se entiende por temperatura normal.

Lo primero que se hace es asumir que las personas, en una situación con condiciones parecidas, tendrán una temperatura corporal parecido entre ellas, siempre que no tengan fiebre. De esta manera cualquiera que tenga una temperatura significativamente diferente del resto, probablemente, tenga fiebre.

En la actualidad, este tipo de sistemas supone una criba rápida y sencilla y, sobre todo, segura para los examinadores ya que no hace falta que estén cerca de la persona a estudiar, ni hacer contacto directo con ellas. Este tipo de sistemas es muy útil para zonas de gran concentración de personas.

Aunque estemos en estado de alerta, sigue habiendo zonas donde se concentra bastante gente, como estaciones de metro o autobús o aeropuertos.

Además, este tipo de cámaras también se pueden instalar en zonas aisladas de hospitales para hacer cribas de pacientes sin estar en contacto con ellos.

Actualizado el