El Boletín del Aire Acondicionado


Los grandes cambios que se están dando en materia de contaminación y eficiencia energética provocaron, en 2017, la creación de un certificado sobre aire acondicionado. Es probable que no sepas en qué consiste este certificado así que, si quieres instalar este tipo de sistemas en tu casa, debes conocerlo y poseerlo.

Pero no sólo se ha determinado la obligatoriedad de este tipo de certificado, sino que se han endurecido las normas sobre este tipo de instalaciones, por lo que hay que estar bien informado.

El certificado de instalación de aire acondicionado

Es un documento que verifica que la instalación de un aparato de aire acondicionado que se ha instalado cumple con todas las normas de seguridad. Lo que quiere decir es que, más allá de realizar su función, lo hará en las condiciones óptimas.

Este documento recoge los pasos a dar para la ejecución del aparato y determina que la instalación es totalmente correcta.

Este documento está incluido en los diferentes certificados que existen sobre instalaciones térmicas, los cuales son:

  • Agua caliente
  • Calefacción
  • Refrigeración
  • Climatización

Este certificado NO es obligatorio en instalaciones con potencia nominal inferior a 5 kW. Lo que no importa es si es una instalación nueva o es una simple modificación, será obligatorio siempre por encima de dicha potencia.

Una vez definida una línea o un perímetro en la escena, si ésta se supera (se produce una intrusión) el sistema lo detectará y enviará una señal de alarma. Esta solución es muy difícil de sortear por los intrusos y puede estar operativa las 24 horas o en el horario deseado (por ejemplo solo por las noches), lo que permite una gran flexibilidad y eficacia, reduciendo el número de falsas alarmas.

Este certificado debe ser emitido por profesionales certificados.

¿Por qué es necesario este certificado?

Aparte de que es legalmente obligatorio, también es necesario por seguridad, puesto que determina que ese aparato es totalmente seguro.

¿Qué información aparece en este documento?

  • Pruebas de seguridad realizadas. Además deberá indicar si han sido suficientes para certificar que el aparato funciona en las mejores condiciones de salubridad.
  • Si la estanqueidad es la óptima: según el proceso facilitado por el fabricante.
  • Comprobar que los materiales usados son aptos para dicha instalación: que soporten los cambios de temperatura y eviten la aparición de hongos u otras sustancias dañinas para la salud.
  • La energía que consume y si la instalación de aire acondicionado cumple la normativa vigente de eficiencia energética.

¿Por qué es necesario este certificado?

En 2018 llegaron los cambios en relación a la normativa sobre estos aparatos, determinándose que sólo los profesionales acreditados podían realizar la instalación de aparatos de climatización. Esta norma venía en la línea del Real Decreto 115/2017, el cual regulaba la instalación de aire acondicionado y la acreditación obligatoria de la empresa instaladora.

Por ello, a partir de 2018 era necesario no fiarse de quien se anunciaba como instalador, sino pedirle la acreditación de registro y homologación. En la actualidad, sólo aquellas registradas en el Ministerio de Industria o la Consejería de Industria de la Comunidad Autónoma pueden realizar este tipo de instalaciones.

Para poder instalar un aparato de climatización será necesario un certificado para la manipulación de gases fluorados y que la empresa donde trabaje esté habilitada para este tipo de instalaciones.

¿Qué pasa si compro el aparato pero no contrato la instalación?

En este caso, el comprador del equipo debe enviar al vendedor, en el plazo de un año, un certificado sobre el aire acondicionado, firmado por él y el instalador que haya realizado la instalación, incluyendo los datos del equipo y los certificados de instalador y empresa habilitada.

Además, a partir del 1 de enero del año pasado, el vendedor debe informar a las autoridades de su Comunidad Autónoma de aquellos compradores que no le hayan enviado dicho certificado.

El incumplimiento, ya sea por parte del comprador o vendedor, de este hecho puede suponer multas de hasta veinte mil euros.

Actualizado el