Beneficios de las tiendas de muebles tradicionales

Mobles

Las tiendas de muebles tradicionales ganan terreno a las grandes superficies debido a la cercanía y los precios que ofrecen. Según los datos, de hecho, el pequeño comercio creció en el 2019 en 19 % con respecto al año anterior. El trato de los trabajadores hacia los clientes permiten la creación de un vínculo de confianza que no se experimenta en los anteriores supuestos. Por esta razón siguen subsistiendo en el sector, porque hay un 39 % de los usuarios que todavía prefiere las tiendas de barrio.

Las empresas grandes se respaldan de grupos internacionales que les otorgan una mayor estatus en el mercado y, en consecuencia, de manera inevitable, pasan por encima de las tiendas tradicionales con una fuerza arrolladora. Esta posición dominante permite que estas puedan mejorar sus atención y servicios No obstante, los locales poseen una serie de ventajas y características que los diferencian y, por lo tanto, marcan su imprescindibilidad, además de la preferencia del consumidor.

Ventajas de los comercios locales

Para empezar, los profesionales de las tiendas de muebles tradicionales se especializan en el ofrecimiento de cierta confianza y cercanía a la hora de atender al cliente que las grandes superficies carecen. Mientras que estas poseen mayores recursos, su gran baza consiste en el establecimiento de una relación más íntima con los consumidores.

Este tipo de comunicación resalta entre el comercio local porque ayuda al usuario en una búsqueda más pormenorizada, es decir, el comerciante se preocupa de una manera especial por la demanda del usuario, ya que cada cliente es único.

Pero no todo se basa en las habilidades comunicativas para el trato cercano hacia los consumidores de una manera que no olviden la tienda para futuras ocasiones. Si bien las grandes superficies especializadas en muebles pueden ofrecer más servicios y complementos, como bombillas para lámparas u objetos de decoración, el comercio local presentará a sus clientes la ventaja de poseer productos más a medida y personales.

Llegados a este punto, es importante reflexionar hasta qué punto se precisa todo lo que se compra en una tienda grande. El objetivo de estas superficies, al disponer de una nave de dimensiones considerables, pueden ofrecer una gama mayor de productos, pero también pueden aprovechar para vender otro tipo de necesidades. Esto supone una ventaja para todos aquellas familias que se adentran y se dejan perder por la codicia, sin realmente pensar en si se precisa todo lo que se compra. Antes de acercarse a un almacén, lo más aconsejable establecer un presupuesto e ir solo a lo concreto, de tal manera que no se compre por comprar.

Esto quiere decir que puede que en los almacenes se puedan encontrar muebles a una precio menor y con complementos más accesibles. Sin embargo, no deja de ser una cadena internacional que se centra en que el cliente compre. En las tiendas de muebles convencionales, por contra, se permiten el lujo de escuchar al consumidor y, en base a sus gustos, preferencias y las características del hogar, muestran un catálogo de productos determinado que podrían casar con lo que buscan.

De este modo, por una diferencia bastante pequeña de precio, los usuarios pueden comprar muebles personalizados, originales y que se adapten al concepto de vivienda que tenían establecidos en mente. De la otra forma, en las grandes superficies, esto no se consigue.

Las tiendas locales ofrecen, además, diseños propios y piezas exclusivas. El comerciante puede tener un afán de gusto por la decoración y fabricar sus propios muebles, pero también puede darse el caso de que el cliente exponga un diseño al postor y se le pueda construir. En las grandes esferas, estos supuestos no se dan, ya que los diseños que se ofrecen son los que se exponen, sin posibilidad de cambiar.

Los profesionales de las tiendas cuentan con un aspecto medioambiental a su favor y es que se encuentran a pie de calle. En consecuencia, el interesado puede acercarse a pie hasta el establecimiento de muebles más cercano. Por el contrario, los grandes almacenes se suelen instalar en zonas alejadas a la metrópolis, como los polígonos o en los centros comerciales, de manera que el usuario tiene que desplazarse en coche para poder llegar. Frecuentar los comercios convencionales reduce los niveles de contaminación.

Sin embargo, mucha gente critica el estancamiento de este tipo de tiendas tradicionales, nada más lejos de la realidad. La mayoría de este tipo de tiendas de muebles también poseen una tienda online, donde puedes comprar sus muebles sin tener que desplazarte, lo cual ahora es algo clave. Modernidad y tradición se unen en este tipo de tiendas de muebles.

Actualizado el