Apostemos por una Arquitectura Sostenible

Arquitectura Sostenible
Arquitectura Sostenible

Los riesgos de no frenar a tiempo el cambio climático son temas cada vez más frecuentes entre expertos de todas las artes. En arquitectura, la innovación en construcción regida bajo este criterio se engloba en lo que se conoce como Arquitectura Sostenible.

Pero Arquitectura Sostenible no significa emprender cualquier proyecto en el que se asuma una estética verde o una etiqueta sostenible. Han de tomarse las medidas necesarias para crear y generar de forma integral espacios arquitectónicos sostenibles, exigiendo mejor calidad de los materiales, planificación y optimización el proceso de diseño y puesta en marcha.

Veamos los aspectos a tener en cuenta a la hora de hablar de Arquitectura Sostenible:

Conceptos

  • Recursos Naturales: Los recursos naturales son aquellos elementos proporcionados por la naturaleza sin intervención del hombre y que pueden ser aprovechados por el hombre para satisfacer sus necesidades. Estos se dividen en recursos renovables y no renovables.
  • Diseño: es la ciencia, con una teoría y operaciones mentales propias, dirigida a crear objetos, materiales o no, que satisfagan un determinado requerimiento humano.
  • Diseño arquitectónico: es la ciencia con una teoría, de operaciones mentales y conocimientos instrumentales propios que tiene como objetivo el crear espacios habitables para que se desarrollen las actividades humanas.
  • Diseño Sustentable: Hay que entender la diferencia entre un diseño verde y uno sustentable. El primero es más superficial puesto que se limita a generar productos y/o servicios amigables con el medio ambiente; en cambio la aplicación del concepto sustentable conlleva tomar en cuenta más aspectos como la rentabilidad de estos en tres ejes principales: el social, el económico y el ambiental.

En la arquitectura, así como en la manera de enseñanza y la forma de aplicarla a la vida diaria del arquitecto, los criterios ecológicos y de diseño sustentable ya no son más una moda, sino una necesidad que es preciso aplicar e implementar en los distintos proyectos.

Consejos para una arquitectura sostenible

La calidad de un edificio no tiene por qué reñirse con el respeto al medio ambiente. La toma de medidas para conseguir una vivienda sostenible puede venir en un primer lugar desde el diseñador y estudio de arquitectura. Sin embargo nosotros mismos podemos valorar los siguientes consejos en pro de optimizar los recursos energéticos.

Interésate por las viviendas bioclimáticas, que aprovechando la orientación, la inercia térmica y la ventilación natural logran una temperatura confortable. Un espacio iluminado con luz natural la mayor parte del tiempo es mucho más agradable que uno iluminado con luz artificial.

Vigila que la vivienda tenga buenos aislamientos térmicos. Mejorar el aislamiento térmico de una vivienda es la mejor forma de evitar pérdidas de calor, y por tanto, conseguir ahorrar energía. Instalar un buen aislante térmico en paredes, incluso en techos y suelos, puede suponer unos ahorros energéticos de hasta un 35% en el gasto de calefacción.

Usa energías renovables en casa, que son energías totalmente limpias al consumirse y ayudan a cuidar el medio ambiente, las cuales proceden de fuentes naturales que son inagotables. Estas energías pueden ser la solar, la aerotérmica o incluso la biomasa, cada vez más frecuentes para generar un mayor ahorro energético y menos impacto medioambiental. Si vives en una casa antigua por ejemplo y la caldera de la calefacción aún es de carbón, una opción ecológica es reutilizar la caldera con combustible de biomasa.

Utiliza sistemas de ahorro de agua. Mediante diferentes sistemas de ahorro de agua en edificios y en zonas ajardinadas, se puede minimizar el gasto de agua hasta en un 40%. La mejora en las instalaciones de fontanería pueden suponer un menor coste de mantenimiento. La instalación de la red de saneamiento también puede emplearse para el reciclaje de las aguas residuales y su reutilización para el mantenimiento de jardines.

En el baño se registra el gasto más elevado del agua. Los dispositivos de ahorro en la grifería pueden economizar hasta el 65 % del agua que actualmente consumen algunos equipos. La instalación de pulsadores de doble descarga, dispositivos interruptores de descarga, detectores de fuga o válvulas de llenado en inodoros con depósito adosado, permitirá reducir el consumo notablemente el consumo de este recurso.

En definitiva en el sector de la construcción y en los propios usuarios está el tomar las medidas necesarias para evitar más contaminación y malgasto energético.

“A la hora de la verdad, sólo la sociedad puede exigir el diseño sostenible; los arquitectos no pueden imponerlo y las asociaciones profesionales son incapaces de regular. ¿Podría hallarse la respuesta en la educación?” (Edwards, 2004: 3)

Actualizado el