5 Trucos para mantener la casa caliente en invierno

Calentar la casa
Calentar la casa

Para mantener la casa caliente en invierno no sólo necesitamos contar con un sistema de calefacción eficiente y que se ajuste a las necesidades de nuestro hogar, sino que existen un serie de trucos que también nos pueden servir para mantener una temperatura agradable en los meses más fríos del año. Por eso, en este artículo te queremos dar 5 consejos prácticos que puedes utilizar en casa:

1. Instalar termostatos

La calefacción que elijamos tener en casa puede ser de muchos tipos, pero esta pequeña herramienta de control es la que marca la diferencia. Un sistema de calefacción con termostato nos permite controlar la temperatura ambiente. Lo ideal es que se sitúe en los 21º C. Por encima de esta cifra, el consumo se incrementa en un 8% por cada grado. Además, la diferencia entre la temperatura exterior e interior no debe superar los 12º. En el dormitorio, la temperatura puede ajustarse a 17º. 

2. Controlar las entradas de frío

En los momentos en los que salga el sol, es conviniente subir las persianas para calentar la casa. De igual modo, cuando este se va, debemos bajarlas para proteger la entrada del frío. Como medida aislante que complemente la calefacción en casa, podemos utilizar burletes en las rendijas. Se trata de un adhesivo de silicona o de caucho que se coloca tanto en ventanas como puertas. En el caso de defectos en la construcción, podemos taponar los huecos con masilla o con silicona. ¿Sabías que con estos simples trucos podemos ahorrar hasta un 15% en el consumo?

3. Cubrir las paredes más frías

Si tenemos paredes en casa que estén orientadas hacia el norte, es probable que se enfríen con frecuencia. Entonces ¿cómo podemos calentar la casa? Por ejemplo, podemos colocar paneles de madera sobre ellas, o también corcho o simplemente telas. Si además de calentar la casa queremos apostar por una bonita decoración, podemos colocar estanterías con libros. Es una manera muy eficaz de frenar el frío y que se complementa con la calefacción que contemos en nuestra vivienda.

4. Vestir el suelo

Calentar una casa no sólo se limita a las paredes y ventanas; el suelo también es fundamental. Si tenemos huecos o grietas en el suelo, a través de ellas se colará el frío. Sellarlas nos permitirá mantener el calor sin aumentar el desembolso en la calefacción en casa. Además de esto, las alfombras son otro truco para calentar la casa, al tiempo que resultan muy decorativas.

De todos los tipos de alfombra que hay en el mercado, las que son de lana o tienen el pelo largo son las más eficaces para aislar del frío. Y si en nuestra vivienda tenemos suelos de madera, las alfombras son especialmente recomendables para calentar la casa. Eso sí, si tienes pensado reformar tu casa o comprar una vivienda nueva, te recomendamos instalar directamente suelo radiante. Es un tipo de calefacción eficaz, eficiente y que permite un consumo moderado de energía.

5. Revisar la ubicación de los muebles

En algunas ocasiones tenemos la sensación de que el sistema de calefacción no calienta como debería. Y simplemente estemos pasando por alto la colocación del mobiliario. Si utilizamos radiadores para calentar la casa, no debemos colocar sillones ni ningún otro objeto delante. Si lo hacemos, estos absorberían el calor, impidiendo que se caliente la estancia.

Actualizado el